Lectio Divina del domingo XV del Tiempo Ordinario

VERDAD – LECTURA (Mt 13,1-23)

Nos encontramos hoy para orar un extensísimo texto en el que se nos narra la conocida parábola del sembrador. Para facilitar la lectura, la comprensión y por supuesto la oración vamos a dividir el texto en varias partes.
1.- Introducción al discurso parabólico (13,1-3a).
2.- La parábola del sembrador (13,3b-9).
3.- El por qué Jesús habla en parábolas (13,10-17).
4.- Explicación de la parábola del sembrador (13,18-23).

1.- Introducción al discurso parabólico (13,1-3a).
Nos encontramos fuera de la casa, recordemos se encontraba en ella desde Mt 9,28. Jesús se separa de la multitud. El hecho de presentarlo subido en la barca parece responder al deseo de Mateo de presentarlo como Maestro. La multitud escucha lo que Jesús enseña. Sólo los discípulos en un segundo momento se acercarán a él (13,10), para recibir una explicación más precisa acerca de la parábola. Son ellos, los que siguen a Jesús quieres pueden profundizar en ella. Jesús se puso a hablar en parábolas que para ser comprendidas en su justa medida necesitan, en la mayoría de las ocasiones, de una explicación.

2.- La parábola del sembrador (13,3b-9).
El título de la parábola viene dado por el mismo Jesús (13,18.). Con ello muestra un especial interés por las semillas que el agricultor siembra con vistas a la cosecha futura.
Hemos de tener en cuenta que, en la época de Jesús, no existían los grandes latifundios que podemos encontrar en algunos lugares de España. Al contrario, eran pequeñas extensiones de terreno, delimitadas por senderos rodeados en muchas ocasiones por piedras o zarzas. Por lo que, es explicable que algunas semillas cayeran entre ellas; y, por lo tanto, se perdieran.
El contexto en el que Jesús narra esta parábola es bien concreto. Se encontraba predicando la llegada del Reino por medio de su palabra, que debía ser escuchada y puesta en práctica. No es la primera vez que se compara la palabra de Dios con la semilla, ya lo hizo el profeta Isaías (Is 55,10s).
Una vez que el agricultor a concluido su trabajo de siembra es necesario esperar a la cosecha. La cual será diversa dependiendo del lugar en el que hayan caído las semillas. Algunas darán fruto, pero otras se perderán.
Jesús concluye con un desafío hacia sus interlocutores: «¡El que tenga oídos para oír que oiga!» (13,9). Es decir los que quieran escuchar y cumplir mi palabra que lo hagan.

3.- El porqué Jesús habla en parábolas (13,10-17).
La pregunta de los discípulos es lógica: «¿Por qué les hablas en parábolas?» (13,10). Refiriéndose a los que están fuera del círculo de los discípulos de Jesús. Estos acogen su palabra y la intentan poner en práctica, los otros, sobre todo los dirigentes de Israel, le rechazan. Los dirigentes de Israel miran y no ven, oyen pero no escuchan ni quieren entender, haciendo alusión al profeta Isaías (Is 6,9ss). Y con esta actitud corren el riesgo de perder incluso lo que puedan llegar a entender.
Mediante las parábolas, Jesús puede dejarse entender mejor por aquellos que lo escuchan, éstas pueden ayudar a una comprensión más clara del mensaje del Reino, pero hay que estar abiertos a acoger dicho mensaje y dispuesto a ponerlo en práctica. Jesús no pone frente a nuestra propia vida, mediante ejemplos sencillos, para que podamos entender mejor lo que en ella nos ocurre, pero hemos de abrir la mente y el corazón para dejarnos atrapar por el mensaje de Jesús. En términos de comunicación podríamos decir que tenemos que estar dispuestos a apartar el ruido de nuestro proceso comunicativo, cuando el emisor nos está enviando un mensaje que podemos decodificar perfectamente pues entendemos su código.
Dichosos, bienaventurados, felices son aquellos que acogen en su corazón y en su vida la palabra de Jesús.

4.- Explicación de la parábola del sembrador (13,18-23).
Ahora Jesús quiere que sus discípulos entiendan verdaderamente el significado de la parábola que acaba de contar.
La palabra del reino es anunciada para todos, pero algunos no la quieren entender.
A todos se nos da la oportunidad de conocer el Reino, pero los que tienen el corazón endurecido se dejan arrebatar la palabra por el maligno. Estos son los que rechazan de plano a Jesús.
Pero, también nos puede ocurrir que acojamos la palabra, como «buenos discípulos», con alegría, tenemos la posibilidad de recoger el fruto de la misma, pero cuando llegan los momentos de dificultad la claudicamos. Creemos en Jesús y en su palabra mientras la vida nos sonríe, pero cuando llegan las contrariedades preferimos arrojar la toalla y no dar la cara. No estamos dispuestos a seguirle por el camino hacia la cruz.
Otros también la acogemos, pero las preocupaciones diarias, nuestro deseo de tener más y más, ahogan la palabra.
Solo aquel que sea capaz de identificarse plenamente con la palabra, que se deje transformar por ella, que la escucha, la acoge, la comprende y la pone en práctica es verdadero discípulo y puede llegar a identificarse totalmente con el Maestro.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, frase, palabra o versículo han tocado tu corazón? ¿Por qué? ¿Qué crees que quiere decirte Dios Padre en este momento concreto de tu vida?
  • ¿Cuál es mi actitud cuando se me anuncia la Palabra, cuando la leo?
  • ¿Con qué situación me encuentro más identificado?
  • ¿Escucho, acojo, comprendo e intento poner en practica en mi vida cotidiana la Palabra de Jesús?

VIDA – ORACIÓN

  • Pido perdón a Dios por las veces que mantengo mis oído sordos ante el anuncio de su palabra.
  • Pido al Espíritu Santo que me asista y ablande mi corazón, transformando en un corazón de carne que sea capaz de acoger la Palabra.
  • Pido a Jesús fuerza para poner en práctica su Palabra.
  • Doy gracias al Padre, por haberme escogido y regalarme la Palabra de Jesús cada día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s