Lectio Divina Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 1, 26-38

Corría el siglo I, eran los tiempos del Rey Herodes, cuando Cirino gobernaba Siria y el emperador Cesar Augusto dominaba el orbe conocido. También Israel estaba sometido al dominio del Imperio Romano. Israel, un pequeño país al oeste del Mediterráneo, en el que se desarrolla nuestra historia. Esa historia que la liturgia hoy nos ofrece para nuestra consideración y oración.

Había muchos en Israel que esperaban su liberación, que esperaban la actuación de Dios para librarlos de la opresión del Imperio Romano. Un resto del pueblo judío esperaba que Dios actuaría en su favor en el tiempo oportuno, para liberarlos de la esclavitud, como hizo en otro momento de su historia, cuando los sacó de Egipto.

Por eso muchos esperaban un Mesías guerrero, poderoso, fuerte. Sin embargo, los planes de Dios no son nuestros planes, y para Él era más importante una liberación integral que parcial. De qué sirve que nos libere de una esclavitud, si después nos sometemos a otra. Nuestro Padre Dios quería liberarnos de todo lo que nos oprime, incluso de la muerte eterna.

Y entre aquellos, que mantenían su esperanza puesta en la actuación bondadosa y liberadora de Yahveh, estaba María, una joven de Nazaret, que un día recibió una visita inesperada. Dios no revela su proyecto en Jerusalén, ni lo hace en el templo, ni tampoco se dirige al sumo sacerdote. Se revela en un pequeño pueblo, dentro de una casa, a una joven virgen, que estaba prometida con un hombre llamado José.

Dios revela su plan de acción a aquellos que son capaces de acogerlo con apertura, con corazón limpio, con confianza, con esperanza. Dios esta presente en medio de su pueblo, continúa acompañándolo y caminando a su lado.

Y uno de aquellos días, María recibe una llamada, una vocación: ser la madre del Salvador. Aquel día, María encontró gracia ante Dios; aquel día el ángel Gabriel le anuncia un acontecimiento inexplicable, inimaginable, incomprensible para cualquier ser humano. No me preguntéis cómo fue; no lo sé. Sólo sé que aquel día, aquella, a la que el Ángel llamó llena de gracia, aquella con la que estaba el Señor, concibió en su seno a Jesús, al Hijo de Dios, al Salvador del mundo, al Rey de Reyes, cuyo reinado no tendrá fin.

No busco entender este misterio, no busco dar una explicación lógica, no busco razones racionales. Para Dios no hay nada imposible. Por eso, sólo me queda actuar de dos maneras: o darme la vuelta e ignorar el hecho; o, por el contrario, guardar silencio, admirar el acontecimiento, alabar, dar gracias y adorar.

Sólo me queda, responder como María y con María, aún si entender nada: ¡Hágase! Sólo me queda, aceptar sin condiciones el amor de Dios, entregarme sin restricciones a Él, como un niño se entrega en los brazos de su madre y permanecer disponible a su voz y a su llamada.

Hoy miramos con ojos nuevos, con ojos de admiración, con ojos de niño a María, la llena de gracia, la que acogió el don gratuito de Dios, la que concibió a Jesús por obra del Espíritu Santo. A ella, le pedimos que nos conceda su misma disponibilidad, su misma apertura y su mismo compromiso en la construcción del Reino de Dios.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Existe hoy en nuestro mundo personas que esperan la “liberación” por parte de Dios? ¿Qué tipo de “liberación” crees que esperan? ¿Y tú eres de los que mantienen su esperanza puesta en Dios? ¿Qué “liberación esperas por parte de Dios?

• El tiempo de Adviento es un tiempo de esperanza, en el cual nos preparamos para acoger el gran acontecimiento de la historia de la humanidad: el nacimiento de Jesús. ¿Cómo mantienes esa esperanza? ¿Qué acciones estás emprendiendo para acoger dicho acontecimiento?

• ¿Qué característica o actitudes de María encuentras en la lectura del evangelio de hoy que puedan ayudarte a prepárate mejor a la venida de Jesús?

• ¿Qué piensas de la afirmación del Ángel Gabriel: “Para Dios nada hay imposible? ¿Estás convencido de ella?

• ¿Te mantienes disponible, en apertura, atento a la voz, a la llamada y a la acción de Dios en los acontecimientos cotidianos de tu vida? ¿De qué manera podrías incrementar estas actitudes?

VIDA – ORACIÓN

Hoy te invito a orar con el Ave María, recitándola lentamente, siendo consciente de cada palabra, acogiendo cada una de ellas y saboreándolas con todo tu ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s