“Amarás a tu prójimo…” Lectio divina del Domingo XXX del Tiempo Ordinario (Mt 22,34-40)

hug-2709639_640

VERDAD – LECTURA

En aquel tiempo cuando los fariseos oyeron que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron, y uno de ellos, doctor en la ley, le preguntó para tentarlo: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el principal y primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se resume toda la ley y los profetas».

 

Volvemos a encontrarnos con un nuevo debate entre Jesús y los fariseos. Después de la polémica tenida con los saduceos a causa de la resurrección de los muertos. Los fariseos, de nuevo, se reúnen para deliberar y deciden ponerle una trampa a Jesús. En esta ocasión, por medio de uno de ellos, experto en la Ley, el cual le interpela acerca de cuál es el primer mandamiento de la Ley; un tema frecuentemente discutido entre los entendido en ella, los cuales intentaban averiguar si existía algún mandamiento que englobase a los demás, es decir, que observándolo se observara toda la Ley. Respuesta harto complicada, si tenemos en cuenta que, los escribas habían contabilizado 613 normas que debían cumplirse para ser un buen judío: 248 normas positivas, es decir, qué cosas se debían hacer, y 365 negativas, cosas que no se podían hacer. Ante tanta regla, era comprensible que se preocuparán por determinar cuáles tenían más importancia y cuáles menos.

Jesús ante dicha pregunta responde claramente con una cita totalmente conocida por cualquier judío piadoso, se trata del Shemá, que se recitaba por la mañana y por la tarde: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente» (Dt 6,5).

Pero, ¿qué significa amar a Dios? No es un simple sentimiento, no es una simple emoción, no es un simple quedar extasiado o embobado con Dios. Es un acto, es acción, es movimiento… Las tres facultades del hombre, «corazón, alma y mente», es decir su capacidad afectiva, su capacidad de relación con Dios y su capacidad intelectual deben ponerse en juego. En otras palabras, la persona entera es la que debe amar a Dios. Amar a Dios, significa dedicar toda nuestra vida a Él. Toda la Ley puede resumirse en este mandamiento.

Ahora bien, aunque no ha sido preguntado, Jesús da un paso más y les dice: «Y el jesus-1429689_640segundo es semejante a este: amarás a tu prójimo como a ti mismo». También aquí encontramos una cita de la Ley, concretamente Lev 19,18. Cita contenida dentro de una serie de preceptos que regula la relación con los demás. Pero, ¿quién es, en realidad, mi prójimo? Para los judíos, mi prójimo es únicamente el israelita. Aunque en otros ambientes, como el del judaísmo de origen griego, se da a este término un sentido más universal, será Jesús de Nazaret quien verdaderamente defenderá y fundamentará el ser cristiano en esto; ama a tu prójimo como te amas a ti mismo. Primero has de amarte a ti, y después derramar ese amor hacia tu prójimo. Hemos de lograr compaginar armoniosamente nuestros propios derechos con los derechos de los demás, aunque ese otro no nos caiga bien, o nos esté fastidiando. Esto sería yendo a la letra del mandamiento, si vamos al espíritu nos damos cuenta que amar al prójimo para el discípulo de Jesús significa incluso renunciar a mis derechos en favor del otro, aunque este sea mi «enemigo»; aunque el cristiano debería desechar esta palabra de su vocabularios, pues para nosotros todos los hombres son nuestros hermanos, también el que me hostiga, me mira mal o incluso me hace daño.

Nadie ha dicho que ser cristiano fuera fácil, lo más fácil es cumplir una serie de normas que regulen nuestra convivencia en la que se respeten los derechos de unos y de otros. Pero ser cristiano es algo más, es llegar a renunciar a la propia vida, incluso a favor de quien me incomoda o me hace daño. Eso solo sabe hacerlo, plenamente, un discípulo de Jesús de Nazaret. Aunque en este punto, la mayoría de las veces, también nosotros fallemos.

La combinación de estos dos mandamientos no se encuentra en ninguna otra fuente de la antigüedad que no sea el Nuevo Testamento, por eso podemos concluir que esta enseñanza propia de Jesús de Nazaret, de Jesucristo, de la segunda Persona de la Santísima Trinidad, por tanto de Dios, que nos ha dejado a los cristianos como legado, para que lo acojamos, lo realicemos y mostremos con ella en qué consiste el Reino de Dios.

 

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?
  • Respondo sinceramente, y sabiendo que estoy en la presencia de Dios, ¿cuál es para mí el mandamiento principal de la Ley? ¿Es verdaderamente el amor de Dios y a los hermanos?
  • ¿A quién o quienes, de verdad, considero mi prójimo?
  • ¿Cómo acojo en mi vida el mandamiento del amor? ¿Amo sinceramente a quien incluso me fastidia, me molesta, me hace daño?

 

VIDA – ORACIÓN

Señor, hazme un reflejo de tu bondad. Que en cada prójimo vea a un hermano.

Que su dolor sea el mío. Dame el don para suavizar sus penas y compartir su espíritu.

Que yo pueda infundirle valor y esperanza, llevándole un mensaje de amor y confianza en Ti.

Haz que todas mis tareas las emprenda con decisión, abnegación y perseverancia.

Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

 

Anuncios

“Tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo único” Lectio Divina Domingo de la Santísima Trinidad (Jn 3,16-18)

trinidadrublevgrande

VERDAD – LECTURA

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: 16«tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo único, para que quien crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. 17Pues Dios no envió a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. 18El que cree en él no será condenado; pero el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el hijo único de Dios. 

 

El texto que nos ofrece hoy la liturgia, hemos de enmarcarlo dentro de un contexto algo más amplio como es el llamado diálogo de Jesús con Nicodemo. Por lo que creo que puede ser interesante que presentemos, aunque sea de una manera somera a dicho personaje y el diálogo al que hemos aludido.

Nicodemo, según nos cuenta el evangelista Juan era un fariseo (Jn 3,1). Los fariseos eran un movimiento o corriente dentro de la religión judía que se caracterizaba por una práctica escrupulosa de la Ley y por defender y adherirse a las tradiciones orales vivas del judaísmo. Jesús se enfrentó en diversas ocasiones con ellos porque escudándose en lo legal aniquilaban, precisamente, la Ley de Dios con sus tradiciones de origen humano; no podían mezclarse con los pecadores o las personas consideradas impuras; todo ello los hacía caer en muchas ocasiones en hipocresía. Pues bien, Nicodemo era un hombre importante perteneciente a esta corriente del judaísmo.

Nicodemo va a ver a Jesús, posiblemente siente curiosidad por la nueva doctrina que el joven Maestro de Nazaret está predicando. De hecho, lo llama así: Maestro. Va a verlo de noche, quizás por miedo a que lo puedan vincular con Jesús. Aunque desde el punto de vista teológico podemos interpretarlo, como que no se encuentra en la Luz de Jesús. Reconoce a Jesús como enviado por Dios, porque nadie puede hacer los signos que hace Jesús, si Dios no está con él (Cf. Jn 3,3).Santísima-Trinidad-2

Para que puedan entender todo el diálogo que va a tener con él, Jesús le pide que debe nacer de nuevo. Esto nos sirve a nosotros también de clave para poder profundizar y entender mejor el texto que hoy nos ocupa. Nacer de nuevo requiere una conversión radical, requiere que nos acerquemos a ver el Reino desde una perspectiva nueva, sin prejuicios, sin nuestra propia escala de valores, sin nuestros propios convencionalismos, sin nuestros conceptos previamente aprendidos… Hemos de acercarnos al Reino como niños pequeños, abiertos a su novedad y dispuestos a acoger el anuncio de Jesús como un nuevo descubrimiento que nos abre la puerta hacia la vida eterna. Hemos de acoger y vivir el seguimiento de Jesús con una apertura total. Pero, teniendo en cuenta que ese nuevo nacimiento ha de ser engendrado en el agua y el Espíritu. El agua y el Espíritu son símbolos que con toda probabilidad Nicodemo conocía; el agua puede hacer alusión a las purificaciones que realizaban los judíos y el Espíritu a la nueva creación. Juntos nos pueden estar diciendo que partiendo de nuestras propias tradiciones, hemos de abrirnos a la novedad del evangelio, que representa la nueva creación. Entrar en comunión con Jesús va a suponer un nuevo nacimiento.

Creo que era necesaria esta introducción para comprender de una manera adecuada el texto que hoy la liturgia nos propone. Desde esta nueva perspectiva, podemos entender mejor el significado de las palabras de Jesús: “tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo único para que quien crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3,16). Jesús ha sido enviado y entregado por el Padre para que todo aquel que se una a su persona pueda alcanzar la vida plena. Una vida en la que reinará el amor de Dios, en la que reinará ese Dios que ama con locura al ser humano, que únicamente quiere su bien y su salvación; un amor que vence incluso a la muerte.

Dios no ha enviado a su Hijo para condenar al mundo, sino para que se salve, gracias a la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

En el texto no encontramos una alusión clara al Espíritu Santo; sí aparecen las otras dos Personas de la Santísima Trinidad: el Padre y el Hijo. Sin embargo, quien puede motivar y originar en nosotros la adhesión o unión con Jesús, si no el Espíritu, quien puede hacer nacer en nosotros la fe y mantenerla, si no el Espíritu. Quien puede hacer posible que nazcamos de nuevo y configurarnos con Jesús, si no el Espíritu. Es el Espíritu Santo quien nos modela según la forma de Jesús, y en el origen de todo esto está el Padre.Icono Trinidad 1

Estas tres Personas son un único Dios, son Trinidad. Y esta Trinidad tiene una característica que la constituye esencialmente, sustancialmente: el amor. Y eso es lo que vino a ofrecer Jesús al mundo enviado por el Padre; ahora bien, el hombre es libre de rechazar o acoger esa misericordia de Dios, esa ternura, esa bondad y ese amor de Dios. Por eso Dios no ha enviado a su Hijo para nuestra condena, sino para nuestra salvación. Ahora bien, en nuestras manos está acoger, creer y vivir la novedad de Jesús.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios, aquí y ahora, en este momento con ello?
  • ¿Cómo es tu vivencia de la Trinidad, aunque no llegues a comprender este misterio?
  • ¿Estás dispuesto/a a dejar actuar al Espíritu Santo en ti para poder llegar a «nacer de nuevo»?
  • ¿Acoges con todo tu ser el amor que Dios te ofrece y te regala incondicionalmente?
  • ¿Qué acciones podría yo emprender para mostrar el amor de Dios en mi propio ambiente?

 VIDA – ORACIÓN

Divina Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo,
presente y operante en la Iglesia y en lo más profundo de mi ser;
yo te adoro, te doy gracias y te amo.

Por medio de María, Reina de los Apóstoles,
me ofrezco entrego y consagro totalmente a ti
por toda la vida y para la eternidad.

A ti Padre del cielo, me ofrezco, entrego y consagro como hijo.
A ti, Jesús Maestro, me ofrezco, entrego y consagro como hermano y discípulo.
A ti Espíritu Santo, me ofrezco entrego y consagro como “templo vivo”,
para ser consagrado y santificado.

María, madre de la Iglesia y madre mía,
tú que vives en intimidad con la Trinidad Santísima,
enséñame a vivir, por medio de la liturgia y los sacramentos,
en comunión cada vez más profunda con las tres divinas Personas,
para que toda mi vida sea un “Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo”. Amén.
(Beato Santiago Alberione).

 

Minientrada

trinidadrublevgrande

VERDAD – LECTURA

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Muchas cosas tengo que deciros todavía, pero ahora no estáis capacitados para entenderlas. Cuando venga el Espíritu de la verdad, os guiará para que podáis entender la verdad completa. Pues no os hablará por su cuenta, sino que dirá únicamente lo que ha oído y os anunciará las cosas que han de suceder. Él me honrará a mí, porque todo lo que os dé a conocer lo recibirá de mí. Todo lo que el Padre tiene es también mío; por eso os he dicho que recibe de lo mío y os lo anunciará.

Hemos retomado con nuevas fuerzas el tiempo ordinario, y la primera solemnidad que nos ofrece la liturgia para celebrar es la de la Santísima Trinidad. No vamos a esbozar aquí una teología acerca del la misma, vamos acercarnos al evangelio de hoy e intentar aplicarlo a nuestra vida.

Ante que nada, es importante poner el texto que nos ocupa dentro de su contexto en el llamado discurso de despedida de Jesús. En el cual, Jesús promete la venida del Espíritu Santo, el cual será quien nos haga comprender la verdadera profundidad del evangelio y de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Éste envía a sus discípulos a la misión de proclamar y encarnar la Buena Noticia en el mundo; tarea difícil, pero en la que encontramos con la inestimable ayuda de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Dicha misión debe estar fundamentada en el amor.

Jesús ya ha comunicado a los discípulos la grandeza del evangelio, la cual no podrá ser entendida, ni vivida en profundidad, sin la asistencia del Espíritu Santo. Además, la pasión, muerte y resurrección de Jesús es incomprensible para aquellos, llegarán a entenderla en su plenitud con la llegada del Espíritu Santo. El Espíritu no revelará nada nuevo. Aquello que éste comunicará y hará comprender y vivir, es la misma palabra de Jesús. Él dirá únicamente lo que ha escuchado. Y dará las claves necesarias para entender en su verdadera dimensión el mensaje de Jesús y el por qué de su pasión, muerte y resurrección. Por eso es muy importante que los discípulos estén atentos, no sólo a los “signos de los tiempos”, sino también a la voz del Espíritu. Ya que éste es el verdadero interprete de la historia.

El Padre, el Hijo y el Espíritu lo poseen todo en común. El Padre, el Hijo y el Espíritu son uno. Y entre ellos se da una profunda intercomunicación que redunda en la vida de los discípulos.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

  • ¿Cómo es tu vivencia del Espíritu Santo? ¿Eres consciente de su presencia en tu vida?

  • ¿Te dejas guiar en tu vida cotidiana por el Espíritu Santo?

  • El Dios cristiano no es un dios abstracto o que lejano de la vida de los seres humanos, el Padre se nos hace presente en el día a día en la persona de Jesús, ¿intentas reconocerlo? ¿intentas acogerlo? ¿intentas vivienciarlo?

  • ¿Estás antento/a a la voz del Dios, a aquello que el Padre, el Hijo y el Espíritu quieren comunicarte? ¿Te tomas tiempo para escuchar la Palabra? Y después de escuchar la Palabra, ¿intentas ponerla por obra?

  • ¿Eres consciente, a pesar del misterio, de que el Padre, el Hijo y el Espíritu son uno?

  • La comunidad de creyentes, al igual que la Trinidad, también, deben ser uno. ¿Cómo vives esta dimensión en tu grupo, equipo, comunidad?

VIDA – ORACIÓN

Dios escondido en el misterio,

como luz que apaga estrellas;

Dios que te ocultas a los sabios,

y a los pequeños te revelas.

No es soledad, es compañía,

es un hogar tu vida eterna,

es el amor que se desborda

de un mar inmenso de riberas.

Padre de todos, siempre joven,

al Hijo amado eterno engendras,

y al Santo Espíritu procede

como el Amor que a los dos sella.

Al Padre, al Hijo y al Espíritu,

acorde melodía eterna,

honor y gloria por los siglos,

canten los cielos y la tierra.

(Del himno de Laudes, solemnidad de la Santísima Trinidad).

Lectio Divina Domingo de la Santísima Trinidad (Jn 16,12-15)

Lectio Divina Solemnidad de la Santísima Trinidad

VERDAD – LECTURAtrinidad07

Nos encontramos dentro del contexto del diálogo con Nicodemo, un diálogo que entendido desde la luz pascual, presenta como interlocutores a la comunidad cristiana y al judaísmo; y dónde el evangelista nos explica que la «conversión» del judaísmo al cristianismo, es obra del Espíritu Santo.
Pero además, hemos de entender que quien conoce y revela al Padre es Jesús. Y en este pasaje nos va a mostrar el verdadero rostro del Padre.
El evangelio con el que oramos hoy, a pesar de los pocos versículos que nos ofrece la liturgia, es uno de los textos más ricos y densos acerca del amor de Dios por el ser humano. Dios ama tanto a la humanidad que ha llegado al extremo de entregar a su propio Hijo para que el hombre llegue a obtener la vida plena. ¿Hay una prueba de amor mayor que ésta?
Ahora bien, para que el hombre llegue a obtener y disfrutar de la vida plena, ha de prestar su adhesión a Jesús, ha de unirse a la persona de Jesucristo. De esta forma hombre vivirá todo lo más noble de la condición humana y en su vida reinará el amor. Que al fin y al cabo es el deseo de Dios. Sí, el Dios cristiano no es un Dios vengativo, ni airado, ni sentenciador; el Dios de Jesús es un Dios amor, que ama con locura al ser humano y que su único deseo es ofrecerle la salvación. Una salvación que llega incluso a vencer a la muerte.
Dentro de ámbito de la Solemnidad de la Santísima Trinidad, que hoy celebramos, encontramos en este evangelio aunque de forma un poco velada la alusión a la Trinidad. El Espíritu Santo es el que hace posible que podamos nacer de nuevo, es quien nos puede modelar según el modelo de Jesús, puesto que es la única manera de acoger, aceptar y comprender este misterio del amor de Dios; es, precisamente, Jesús quien nos prepara y habilita para que el Espíritu pueda realizar esta transformación; y en el origen de todo se encuentra el Padre.
Esta Trinidad, que es un Dios único, tiene una característica esencial, sustancial, constitutivo de su propio ser: el amor.
Sin embargo, el hombre es libre para aceptar la salvación o no. El hombre puede rechazar este regalo de Dios. En nuestras manos está.

 

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios, aquí y ahora, en este momento con ello?
  • ¿Cómo es mi vivencia de la Trinidad, aunque no llegue a comprender este misterio?
  • ¿Acojo con todo mi ser el amor que Dios me ofrece y me regala?
  • ¿Estoy dispuesto/a a dejar actuar al Espíritu Santo en mí para llegar a «nacer de nuevo»?
  • ¿Qué acciones podría yo emprender para mostrar el amor de Dios en mi propio ambiente?

VIDA – ORACIÓN

  • Gracias, Señor, por amarme hasta llegar a entregar a tu propio Hijo para que pueda alcanzar la vida plena.
  • Te alabo, Dios Uno y Trino, por hacerte presente en mi vida y transformarla para que llegue a configurarme con Jesucristo.
  • Ayúdame a tener una actitud de servicio y entrega a mis hermanos en la que les muestre el gran amor que nos tienes.

Lectura orante del Evangelio del Domingo de la Santísima Trinidad

Lectura orante del Evangelio: Juan 16,12-15

En lo interior de su alma, en lo muy muy interior, en una cosa muy honda, que no sabe decir cómo es, siente en sí esta divina compañía” (7M 1,7).

Trinidad RublevMuchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora’. Nuestros ojos están puestos en Jesús. No queremos ni tenemos otro camino para ver a Dios. Él nos cuenta una historia de amor inagotable, que llena de alegría al mundo. No todo lo entendemos, porque “si lo entiendes no es Dios” (San Agustín), pero nos hace vivir. ¡Capaces de vivir la comunión con la Trinidad! ¡Saber cómo es Dios para entendernos! ¡Qué alegría! Jesús, quiero pasar la vida escuchándote.

Cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad plena’. Entre Jesús y el Espíritu hay una continuidad total. Jesús hizo presente la verdad, y, ahora, el Espíritu guía a los creyentes a la verdad plena, que es Jesús. En la Trinidad todo es belleza, paz, armonía. ¡Qué consuelo tan grande al oír estas palabras! La verdad plena se experimenta amando sin medida. Sin el amor estamos ciegos, aunque pretendamos ser dioses. Ven, Espíritu. Llévame a la verdad plena de Jesús.

Lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir’. La Trinidad, en éxodo creador, es una fiesta de comunicación, donde todo es de todos. Jesús dice lo que oye al Padre, el Espíritu dice lo que oye a Jesús, la Iglesia dice lo que le susurra el Espíritu, los pobres se alegran cuando oyen a la Iglesia el amor solidario. El Espíritu enciende lámparas de fuego en nuestra interioridad, se asoma en la fiesta de la diversidad, se hace visible en la común armonía. ¡Gracias, contemplativos/as, centinelas del misterio de Dios y del ser humano! ¡Oh Trinidad! Cuanto más te encuentro, más te busco. De ti jamás se puede decir: ¡basta!

El me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando’. Donde está el Espíritu siempre hay vida y alegría; su esperanza nunca defrauda. Donde está el Espíritu, siempre está Jesús, está el Padre, están los pequeños de la tierra, levantados y envueltos en gloria. El Espíritu devuelve al ser humano la imagen y semejanza soñadas por el Padre, dibujadas por Jesús en las entrañas y perdidas por los caminos. Ven Espíritu. Haz de mi vida una casa de luz, de vida y amor, donde more la Trinidad.

Todo lo que tiene el Padre es mío’. El Padre se deleita con nosotros. Todo lo de Jesús es para nosotros. Dar es la alegría del Espíritu. ¡Qué abismo de generosidad, donde se renueva toda gratuidad y nuestra vida es amada por completo! Es hora de celebrar con inmenso gozo el misterio de la Trinidad, de sentir su compañía en el alma. Gloria a ti, Padre, mirada de amor con que me miras. Gloria a ti, Jesús, música de amor para mi danza. Gloría a ti, Espíritu, viento que me hace caminar.

¡FELIZ FIESTA DE LA TRINIDAD! Un abrazo. José Antonio – mayo 2013