“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” Lectio Divina del Domingo V de Pascua – Ciclo A

VERDAD – LECTURA

Evangelio: Jn 14,1-12

Nos encontramos en el contexto de la Última Cena. Los discípulos de Jesús se encuentran inquietos y desconcertados ante la brusca salida de Judás, la predicción de las negaciones de Pedro y el anuncio de la marcha inesperada y misteriosa de Jesús.

Jesús trata de tranquilizar a los discípulos y los invita a tener confianza. Les invita a la superación de la angustia y la inquietud; a permanecer tranquilos y en plena adhesión al Padre y a Jesús, que son uno.

Jesús les descubre el sentido de su partida, que no es otro que el retorno al Padre, la vuelta a la casa del Padre, después de la resurrección. Retorno a la casa del Padre, en la que hay muchas moradas, en la que hay sitio para muchos. La casa del Padre es la comunidad de vida, el lugar de la familia de Dios, la Iglesia; pero es también la persona misma de Jesús y el lugar de comunión entre el Padre y el Hijo.

Los discípulos han de realizar la experiencia de ir a la casa del Padre recorriendo el camino del amor. Cuando sean capaces de donarse a sí mismos por amor alcanzarán la plena comunión con el Padre y el Hijo. Han de entregarse totalmente amando a sus hermanos los hombres. Deberán recorrer el mismo camino que Jesús.

Pero, ¿cómo recorrer este camino? Y, ¿cuál es el verdadero final? ¿La muerte? ¿Hacia dónde deben caminar? Jesús les responde: «Yo soy el camino, la verdad y la vida.

Camino que es itinerario que ha de recorrerse para alcanzar la meta. Y esa meta es el Padre. Entrar en su casa, entrar en comunión con él. Jesús ha recorrido su camino y nos lo ha mostrado a los hombres, los cuales seremos capaces de recorrerlo, en la medida en que prestemos nuestra adhesión a Jesús, en la medida en que nos asimilemos a él. Entonces, podremos alcanzar la meta que entrar en comunión con el Padre y el Hijo.

Verdad que es contenido, expresión, palabra. Jesús es la expresión del Padre, su palabra definitiva. Palabra que no afecta únicamente al intelecto humano, sino a todo su ser. Toda la vida de Jesús: sus gestos, sus enseñanzas, sus actitudes, son verdad de Dios. En la medida en que nosotros asumamos y pongamos en práctica las actitudes vitales de Jesús, sus gestos y sus enseñanzas, manifestadas en el amor, estaremos acercándonos a la plena comunión del Padre y el Hijo.

Vida que es existencia, ser, estar, dinamismo y crecimiento. Jesús es la vida porque es el único que la posee en plenitud y puede comunicarla. El discípulo debe experimentar esta plenitud a la luz de la resurrección, para de este modo sentirse plenificado y encontrarse más cerca del Padre y del Hijo.

Para que todo esto se realice en nosotros, debemos prestar nuestra total adhesión a Jesús y dejarnos transformar por el Espíritu en otros Cristos, pues nadie va al Padre sino por él.

Sin embago, tenemos necesidad de ver, o al menos, de sentirnos seguros de lo que hemos visto y experimentado. Es lo que expresa la inquietud de Felipe: «Muéstranos al Padre y nos basta».

No nos damos cuenta que para conocer, para ver, para experimentar al Padre, es suficiente hacer experiencia de Jesús y con Jesús. Cuanto más nos relacionemos con él, cuanto más nos acerquemos a él, cuanta más familiaridad alcancemos con él, mayor será, también, nuestra experiencia del Padre.

Jesús es la presencia de Dios en el mundo. Debería bastarnos nuestra experiencia de Jesús para dejar realizar al Padre su obra en nosotros y en el mundo.

Ahora bien, hemos de estar firmemente persuadidos, no sólo a nivel intelectual, sino vital y existencialmente de la perfecta sintonía entre el Padre y el Hijo, de que el Padre y el Hijo están totalmente identificados el uno con el otro. Todo lo que Jesús ha obrado, ha realizado lo demuestra. La actividad creadora del Padre, se ha manifestado en Jesús. Y la mayor de estas obras es el amor.

Si los discípulos de Jesús (y discípulos somos todos) mantienen su adhesión a él, realizarán sus mismas obras y aún mayores. Porque Jesús está con ellos. Es necesario mantener la comunión con él. El Espíritu Santo iluminará, dará fuerza, sostendrá, inspirará y los asimilará poco a poco a Jesús para alcanzar la meta de ser uno con el Padre y el Hijo; para ello deben recorrer, como comunidad, el camino que recorrió Jesús, el camino del amor, siendo capaces incluso de dar la vida por los demás; teniendo presente que esta entrega es únicamente la puerta para entrar en la vida eterna, porque también el Padre los resucitará.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, frase, palabra o versículo han tocado tu corazón? ¿Por qué? ¿Qué crees que quiere decirte Dios Padre en este momento concreto de tu vida?
  • ¿Qué podemos entrever en este pasaje evangélico acerca de la relación entre el Padre y el Hijo?
  • ¿Cómo debe ser nuestra relación con el Padre y con el Hijo?
  • ¿Qué significado tiene para ti la afirmación de Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida?
  • ¿Quieres experimentar en tu vida que el Padre y el Hijo son uno? ¿Pones los medios necesarios?
  • En algunos momentos, al igual que Felipe, ¿necesitas signos más extraordinarios que lo que vas experimentando en tu vida al lado de Jesús?
  • Tómale el pulso a tu grado de adhesión a Jesús y cómo te dejas transformar por el Espíritu Santo.

VIDA – ORACIÓN

Jesús Maestro, santifica mi mente y acrecienta mi fe.

Jesús, Maestro en la Iglesia, atrae a todos a tu escuela.

Jesús Maestro, líbrame del error, de los pensamientos vanos y de las tinieblas eternas.

Jesús, camino entre el Padre y nosotros, lo ofrezco todo y todo lo espero de ti.

Jesús, camino de santidad, hazme fiel discípulo tuyo.

Jesús camino, hazme santo como el Padre que está en el cielo.

Jesús vida, vive en mí para que yo viva en ti.

Jesús vida, no permitas que me separe de ti.

Jesús vida, concédeme vivir eternamente el gozo de tu amor.

Jesús verdad, que yo sea luz del mundo.

Jesús camino, que sea ejemplo y modelo para los hombres.

Jesús vida, que mi presencia lleve a todas partes gracia, alegría y paz.

Del Libro de Oraciones de la Familia Paulina.

“Amaos unos a otros como yo os he amado” Lectio Divina Domingo V del Tiempo de Pascua – Ciclo C (Jn 13,31-35)

VERDAD – LECTURA

         Tan pronto como Judas salió, Jesús dijo: “Ahora ha sido glorificado el hijo del hombre y Dios en él. Si Dios ha sido glorificado en él, Dios lo glorificará a él y lo glorificará enseguida. Hijos mío, voy a estar ya muy poco con vosotros. Me buscaréis, pero os digo lo mismo que dije a los judíos: Adonde yo voy no podéis ir vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros. Que os améis como yo os he amado, así también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros”.

         Hoy, nos encontramos con las palabras de despedida dirigidas por Jesús a sus discípulos antes de su pasión, muerte y resurrección. Nos situamos, después que Judás se marche para consumar su traición; es de noche. El sentido de la noche en el evangelio de Juan tiene dos significados, por un lado, es el momento cumbre de la relación esponsal, incluso de encuentro intimo entre Dios y el hombre; por otro lado, es el momento de mayor oscuridad, donde nos invade el miedo, el peligro, la confusión…; es, además, el momento más adecuado para tramar cualquier tipo de acción no lícita, sin ser visto o descubierto. Este momento, también, es en el que Jesús sufrirá su pasión y su muerte. Será el momento en el que Jesús se separa de nosotros, o más bien, nosotros nos separamos de Jesús; el momento en el que no contamos con su presencia y con su luz. Aunque todo nos parezca que pueda estar en penumbra, si estamos unidos a Jesús las tinieblas no significan nada, no tienen ningún poder; a pesar de la oscuridad nosotros podemos ver perfectamente.

         El discurso que estamos considerando hoy en nuestra oración, comienza con las palabras: “Ahora ha sido glorificado el hijo del hombre y Dios en él.” Ese ahora no se refiere al instante preciso en el que Jesús pronuncia esas palabras. El momento al que se está refiriendo es el instante de su muerte en la cruz. Entonces, Jesús será glorificado, porque en ese momento se manifiesta la gran bondad, el amor y la misericordia de Dios. En ese momento se manifestará la gloria del Padre y, por tanto, la gloria de Jesús. Una gloria que consiste en amar al ser humano, hasta entregar por él la vida, para salvarlo del pecado y de la muerte.

         “Adonde yo voy no podéis ir vosotros”. La cruz no podemos asumirla nosotros, al menos no sin Jesús. Es Jesús quien asume todas nuestras miserias, nuestros problemas, nuestras dificultades… Para transformarlas en salvación. Lo cual no implica que nosotros no hagamos nada. La clave nos la da Jesús en los siguientes versículos: “Amaos como yo os he amado”.

         Jesús comienza a dirigirse a sus discípulos con ternura, con cariño, les dice “Hijos míos”. Y en principio, le pone delante la cruda realidad que vivirá con su pasión y muerte: “Voy a estar ya muy poco con vosotros. Me buscaréis, pero adonde yo voy no podéis venir vosotros.”

         Y les deja como testamento, nos deja como legado el mandamiento nuevo, el que tiene que ser nuestro nuevo estilo de vida. Puesto que yo os he amado, también vosotros tenéis que amaros. Es el único mandamiento que Jesús nos ha dejado: amarnos unos a otros, sin distinción, sin hacer acepción de personas, sin juzgar, sin condiciones. Saber ponernos en la piel de nuestros hermanos no sólo para comprenderlo, sino para acogerlo, acompañarlo y amarlo. En eso conocerán que somos discípulos de Jesús.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?
  • ¿Qué significa para ti que Jesús es la luz de tu vida?
  • Nosotros no podemos asumir la cruz de Jesús, pero sí podemos amar a los otros como él nos amó. ¿Qué significa esto para ti?
  • ¿Sabes reconocer a Jesús en la persona del hermano?
  • El amar a los hermanos es consecuencia del amor de Jesús hacia nosotros, ¿eres consciente de ello? ¿Cómo intentas vivir esto en tu día a día?

VIDA – ORACIÓN

Gracias, Padre, por la entrega de tu Hijo para nuestra salvación. Ayúdame a ofrecer mi vida para acoger, acompañar y amar a mis hermanos, sobre todo en los momentos de mayor dificultad. Dame un corazón de carne, que sepa conmoverse ante el dolor del hermano, que sepa compartir sus penas y alegrías. Que muestre a mis hermanos la grandeza de tu cercanía y tu amor. Amén.