¿Tu eres rey? Lectio Divina Domingo Solemnidad de Cristo Rey del universo – Ciclo B (Jn 18,33b-37)

washing-feet-copy

VERDAD – LECTURA

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: “¿Eres tú el rey de los judíos?”. Jesús le contestó: “¿Dices esto por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?” Pilato replicó: “¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?”. Jesús le contestó: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí”. Pilato le dijo: “Conque, ¿tú eres rey?”. Jesús le contestó: “Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz”.
Hemos llegado al final del año litúrgico. Y la liturgia del día de hoy nos ofrece para nuestra consideración y oración el interrogatorio a Jesús por parte de Pilato, durante su proceso, según la versión ofrecida por el evangelio de Juan. El Maestro de Nazaret ha sido detenido en el Monte de los Olivos y ha sido llevado ante el Procurador romano. Éste debe hacerse una idea clara del delito de Jesús para condenarlo. La acusación es grave: se ha autoproclamado rey de los judíos. Pilato lanza directamente la pregunta a Jesús: ¿Eres tú el rey de los judíos? La respuesta de de Jesús no se hace esperar y quiere indagar cuál es el pensamiento de Pilato, quiere indagar si éste piensa que él cree que Jesús es el rey de los judío o, por el contrario, ha sido influenciado por lo que otros han dicho de él. ¿Es Pilato un juez justo? ¿Actúa desde la equidad?

Pilato evade el pronunciarse al respecto; acaso, es él judío. Los acusadores son otros, sus propios conciudadanos son quienes le han entregado, y más en concreto, los gobernantes de su pueblo. Pilato quiere hacer ver a Jesús que ellos, junto a sus paisanos, son los responsables de su arresto. Por tanto, para Pilato es un problema menor. Es algo que atañe sobre todo a los judíos, no es un problema que pueda afectar al gran Imperio Romano, aunque le pregunte acerca de lo que ha hecho. Sin embargo, Jesús no ha cometido ningún delito censurable.
Jesús continúa aclarándole la primera pregunta que Pilato le ha hecho, afirmando que él es rey, pero no es un rey al uso, su reino no es de este mundo. Si fuera de este mundo su guardia y sus súbditos se hubiesen rebelado para ayudar a su rey.
La realeza de Jesús se fundamenta en el servicio, en la paz, en la misericordia, en la acogida… lo ha ido mostrando y demostrando durante toda su vida pública. Su realeza no se basa en el poder, la violencia, la dureza. Su Reino proviene del Padre, directamente de Dios.

CRISTO-REY-4

La respuesta sorprende a Pilato. No es para menos. No entiende el significado de las palabras de Jesús. Y Jesús sigue: “He venido al mundo para ser testigo de la verdad”. La verdad es la verdad de Dios, un Dios misericordioso, amable, bondadoso, amoroso, implicado en la vida de los hombres. Y la máxima expresión de ese amor de Dios será, precisamente, la entrega voluntaria de Jesús. Y todo aquel que es de la verdad, escucha la voz de Jesús y pone en práctica sus enseñanzas.

 

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?
  • Pilato entra en diálogo con Jesús aunque sea para interrogarlo. En tu propia vida, ¿intentas entrar en diálogo con Jesús? ¿Con qué frecuencia?
  • “¿Dices esto por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?” ¿Cómo es tu conocimiento de Jesús? ¿Crees que le conoces realmente? ¿Lo conoces de oídas? ¿Parte tu conocimiento de lo que otros han dicho de Él o de tu propia experiencia?
  • ¿Qué sientes al oír a Jesús decir que su Reino no es de este mundo? ¿Qué significa eso para ti? ¿Eres consciente de que el Reino de Jesús es un Reino de servicio, de entrega desinteresada, de amor hasta el extremo?
  • “Todo el que es de la verdad escucha mi voz” ¿Intentas escuchar a Jesús, entender su Palabra, poner en práctica sus enseñanzas?

 

VIDA – ORACIÓN

Hoy te propongo orar con el Padrenuestro. Hazlo despacio, en él está el fundamento del Reino de Dios. Párate especialmente en las palabras “venga a nosotros tu Reino” y repara en los sentimientos, pensamientos y palabras que se va despertando en ti y en lo más profundo de tu corazón.

Anuncios

Lectio Divina Solemnidad de Cristo Rey (Mt 25,31-46)

VERDAD – LECTURA sophia111

Celebramos este domingo la solemnidad de Cristo Rey, y la liturgia nos presenta el encuentro con Jesús al final de los tiempos. En él se nos presenta a éste como Rey, sentado sobre su trono, colmado de toda su gloria y esplendor.
El final de los tiempos hace referencia al momento último en el que el evangelio sea conocido en todo el mundo; entonces, será cuando Jesús venga en todo su esplendor, sentado sobre su trono para el juicio.
En aquel momento, todos los pueblos serán llevados a su presencia. Caigamos en la cuenta de la expresión: «serán llevados a su presencia». Esta construcción sintáctica es lo que se llama un pasivo teológico. Es decir, que el verdadero sujeto de la acción es Dios. Dios es quien toma la iniciativa. Pero además se trata de una acción universal; se nos habla de todos los pueblos, por tanto no habrá distinción entre razas, lenguas, nacionalidad…
Ahora, el juez actúa como pastor, separa a las ovejas de las cabras. A las primeras las llama «benditos de mi Padre». Por lo tanto, pertenecientes a la familia de Dios. A ellos los invita a entrar en el Reino preparado desde toda la eternidad; somos llamados por Dios para entrar en comunión con él desde el principio de los tiempos. Nos invita además a tomar posesión, lo cual significa que es nuestro, por lo tanto, más allá de lo que hagamos o no, Dios quiere que tomemos posesión de los que es nuestro, no por nuestros méritos, sino por pura gracia, gratuitamente. A todos los pueblos de una u otra manera se les ha anunciado el evangelio, por lo que todos hemos tenido oportunidad de acogernos a la salvación, todos hemos tenido la oportunidad de poner en practica la Buena Noticia. En nuestra manos está poner en práctica las seis obras de misericordia que se nos indican en el texto:

  • dar de comer al hambriento,
  • dar de beber al sediento,
  • acoger al emigrante,
  • vestir al desnudo,
  • visitar al enfermo,
  • estar junto al preso.

40_clip_image002Al realizar estas obras no solo la estamos realizando con otras personas, sino que las hacemos con el mismo Cristo, puesto que Jesús se identifica con el ser humano. Y sobre todo se identifica con los más pequeños, es decir, con los más necesitados. Acoger a los pequeños es acoger a Jesús, servir a los pequeños es servir a Jesús, estar junto a los pequeños es estar junto a Jesús. Todos los que de alguna manera sufren están totalmente identificados con Jesucristo. Por eso mismo, cuando negamos estas acciones, cuando no realizamos estas obras, cuando pasamos de largo ante las necesidades de los pequeños, a quien le damos la espalda es a Jesucristo. En nuestras manos está.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué frase, palabra, versículo, expresión… de este pasaje me toca especialmente el corazón? ¿Qué me llama la atención? ¿Qué querrá Dios decirme con ello en este momento concreto de mi vida?
  • ¿Me siento como hijo de Dios al que se le tiene preparada una herencia?
  • ¿Me siento bendito de mi Padre, llamado a tomar posesión del Reino preparado para mí desde el principio del mundo?
  • ¿Se reconocer a Jesús en mi prójimo, especialmente en los más pequeños, en los más necesitados?
  • ¿Soy consciente de que cuando no realizo una acción con uno de mis hermanos, no la realizo con Jesús?

VIDA – ORACIÓN

  • Da gracias a Dios por las oportunidades que cada día nos ofrece y por los beneficios que cada día nos regala.
  • Pide perdón por las veces que no actúas con misericordia con los demás.
  • Da gloria da Dios por hacerse presente en todo momento en tu vida.