Cometas en el cielo (Para trabajar la amistad)

Sentida adaptación de la popular novela homónima de Khaled Hosseini. Curiosamente, aunque la obra original se escribió en inglés, y el guión de David Benioff también, la mayor parte de los diálogos del film son en dari y pastún, en aras del realismo. En esa línea los pasajes afganos resultan creíbles, no estamos ante un título exótico con decorados de cartón piedra y occidentales maquillados. Y las escenas en que se vuelan las cometas resultan excitantes, y ayudan a acometer (¿o habría que decir “acometar”? la dura trama.

El PDF con la ficha para trabajar la película puedes encontrarlo en nuestra Página de Cineforum. Disfrutadla y Difundidla.

Si alguien estuviera interesado en celebrar algún cineforum o trabajar alguna película o tema concreto en Sevilla, puede ponerse en contacto conmigo; bibliaycomunicacion@gmail.com

Anuncios

Dios se comunica, el hombre responde

Dios se da a conocer al hombre por medio del diálogo que mantiene con él. Poco a poco le ha ido comunicando su Palabra al hombre en lo que llamamos la Historia de la Salvación, en ella Dios habiblia dejado oír su voz. Por lo que el cristianismo no es una religión de palabra escrita, es la religión de la Palabra de Dios que se nos transmite por medio del Verbo encarnado y vivo.

En nuestra sección Cursos Bíblicos, puedes descargarte el PDF de este interesante tema en el que mostramos la relación existente entre el proceso comunicativo y la forma en que la Escuela de Animación Bíblica y Comunicación “San Pablo” suele explicar la introducción a la Sagrada Escritura en sus cursos de formación. Disfrutadlo y compartidlo.

El señor de las moscas

Con motivo de una guerra, los niños de una región inglesa son evacuados en avión. Uno de los aparatos sufre una avería y cae al mar, cerca de una isla desierta. Los niños supervivientes llegan a moscasla isla, llevando consigo al piloto que está malherido. En tal circunstancia, no tendrán más remedio que organizarse si quieren sobrevivir… Adaptación de la novela homónima del premio Nobel de literatura William Golding. (FILMAFFINITY).

En nuestra sección de cineforum podrás descargarte el PDF para realizar un cineforum acerca de esta película. Además encontrarás otras fichas sumamente interesantes que desde la Escuela de Animación Bíblica y Comunicación queremos poner a vuestra disposición. Disfrutadlas y difundidlas.

Lectio Divina I Domingo de Adviento

VERDAD – LECTURAdespertad1

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discipulos: Cuando venga el Hijo del hombre,  pasará como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado; dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.

¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, a quien el señor puso al frente de su servidumbre para darles la comida a su tiempo? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. Yo os aseguro que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si el mal siervo aquel se dice en su corazón: “Mi señor tarda”, y se pone a golpear a sus compañeros y come y bebe con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los hipócritas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.

 Estad preparados, porque en el momento que menos lo penséis, vendrá el Hijo del hombre.

 Dios lleva a cabo su acción salvadora a través de la figura del Hijo de hombre. Para nosotros los cristianos Jesús es ciertamente el hombre que venía de Dios. Frente a los que detentan abusivamente del poder, el enviado de Dios es el paradigma de humanidad: tan humano como sólo el Hijo de Dios podía serlo. Dios no ejerce su soberanía desde fuera y desde arriba, sino humanamente, desde el hombre Jesús. Quien nada espera de la humanidad no espere nada del Dios cristiano porque Dios se nos revela, se nos entrega y nos salva humanamente.

 CAMINO – MEDITACIÓN

¡Cuidado, no os alarméis! , nos dice Jesús. Ante todo debemos tener confianza fundamental en la soberanía de Dios: Él está sentado en su trono, Él tiene las riendas de todo, y conoce todo desde dentro, tiene toda la experiencia, Él es sabiduría que no falla, amor eterno.

 ¿Vives confiado? ¿Te sientes lleno de miedo? ¿En quién tienes puesta la confianza? ¿Te fías?

Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor, nos recuerda Jesús.

 ¿Estás en vela? ¿Vives alerta, a la espera, vigilante? ¿Esperas al Señor que viene a tu vida?

 VIDA – ORACIÓN

 Pídele a Jesús que te revele que sí hay esperanza de salvación y consuelo para los que le aman. Que Jesús te haga saber en lo íntimo de tu corazón que Dios es el que tiene la última palabra, Él es el Señor de Señores y Rey de Reyes.

Pídele a Jesús que te ayude a estar preparado, a estar disponible, a estar atento. Que el Señor nos ayude a mantener firme la fe, encendida la esperanza, alerta el amor. Que el Señor no nos deje de su mano, que más bien nos lleve siempre a su lado como compañeros de camino y amigos cercanos.

Demos gracias a Dios porque el cielo y la tierra pasarán, pero sus palabras no pasarán. Demos gracias a Dios por su fidelidad, porque lo que hace es para siempre, porque no se arrepiente de su obra, porque seguimos siendo suyos, sus elegidos.

Demos gracias a Jesús porque Él es en verdad el siervo fiel, que hace siempre la voluntad del Padre, Él es el servidor prudente que nos enseña a ser servidores prudentes.

Lectio divina Domingo 12º del Tiempo ordinario

jesus_y_los_pescadores 1VERDAD – LECTURA

 Algunas preguntas para ayudarte en la lectura atenta…
¿Para que va Jesús a Jerusalén? ¿Cuál es la reacción de los discípulos ante el rechazo? ¿Cuántas personas quieren ser discípulos de Jesús? ¿Cuántos finalmente le siguen?

 Algunas consideraciones para una lectura provechosa…
Después del ministerio en Galilea, Jesús comienza su subida hacia Jerusalén, sabiendo lo que allí le va a pasar. Este camino llevará gran parte del evangelio desde 9,51 hasta 18,36, allí Jesús sigue formando a sus discípulos.
El texto lo podemos estructurar en tres partes, una introducción en que se hace explícita la voluntad de Jesús de ir a Jerusalén (v.51). Luego viene la escena del pasaje por Samaria y la reacción de Santiago y Juan (vv. 52-56) y al final el episodio que abraza tres propuestas para seguir a Jesús (vv. 57-62).
La decisión de Jesús de subir a Jerusalén está expresada en el texto con una imagen con mucha fuerza; literalmente dice: “Jesús endureció su rostro para ir a Jerusalén” (v.51) lo que indica la voluntad firme de Jesús de llevar a cumplimiento el designio del Padre. Jesús sabe lo que le va a pasar (ya lo vimos en el anuncio de la pasión y resurrección en 9,22), pero sabe también que para eso vino y va a llevar a cabo la obra del que lo envió.
La escena del rechazo en Samaria es de alguna manera una anticipación del rechazo hasta la cruz que sucederá en Jerusalén. En la época, había una rivalidad intensa entre judíos y samaritanos (ver Jn 4,9). Santiago y Juan quieren “mandar fuego” para aniquilarlos, como había hecho Elías con sus enemigos (ver 2 Re 1,9-14) pero Jesús los reprende. El texto dice que Jesús se vuelve para reprenderlos (v.55); es decir Jesús va delante, los discípulos le siguen, pero también tendrán que aprender a seguirlo en el sufrimiento y en la cruz.
La tercera escena, que narra tres propuestas de seguimiento nos da diversas enseñanzas sobre el discipulado que como veíamos, se expresa con frecuencia con la imagen del seguimiento: ser discípulo es seguir a Jesús.
Jesús enseña sobre la disponibilidad absoluta que requiere el seguimiento; que es reflejo de la propia disponibilidad de Jesús al camino que el Padre le propone, “Jesús, -el Hijo del hombre- no tiene donde reclina la cabeza” (v.58). La imagen es una hipérbole, una exageración que muestra el despojo y la respuesta radical que el seguimiento exige.

jesusescogedoceapostolesCAMINO – MEDITACIÓN

El llamado del Señor a ser sus discípulos misioneros es claro, nos pide disponibilidad absoluta, y es la clave para una vida plena. Con esos criterios del Señor ante el llamado meditemos acerca de cómo llevar el evangelio a la vida de manos de nuestro Papa Francisco:
“Evangelizar es la misión de la Iglesia, no sólo de algunos, sino la mía, la tuya, nuestra misión. El apóstol Pablo exclamaba: «¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9, 16). Cada uno debe ser evangelizador, sobre todo con la vida. Llevar el Evangelio es anunciar y vivir nosotros en primer lugar la reconciliación, el perdón, la paz, la unidad y el amor que el Espíritu Santo nos dona. Recordemos las palabras de Jesús: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13, 35)”2.
Ahora preguntémonos: ¿En qué contextos sientes hoy que rechazan a Jesús? ¿Cómo te sientes cuando hablan mal de Jesús o de tu fe? ¿Cómo pide el Señor que reacciones? ¿Cuál es mi respuesta ante el llamado del Señor? ¿Cuáles son las excusas de hoy ante su llamado?

VIDA – ORACIÓN

También a nosotros nos llama hoy el Señor ¿Qué le respondemos?
Señor,
Gracias por contar conmigo,
por convocar mi vida a tu servicio
y más aún, porque al invitarme a vivir de tu Palabra,
borras mis temores y llenas de gozo mi existencia.
Quiero responderte y permanecer fiel
de aquí en adelante
porque siento que tu amor
me llama a ser parte del plan de salvación.
Que tu Santo Espíritu me ayude ahora
a escuchar tu voz en el Evangelio
y me dé la fuerza para decirte «sí».
Amén.

Hemos tomado como base la Lectio Divina preparada por el P. Daniel Kerber, publicada para la página de Lectionautas: lectionautas.com adaptandolo a nuestro propio método: Verdad, Camino y Vida. Gracias al P. Kerber y a nuestros hermanos de Lectionautas y Discipulitos por la gran labor que hacen en la difusión de la Palabra de Dios.

Las reglas de la comunicación aplicadas a Jesús

1-Jesus predicando en sinagogaLo prometido es deuda. ¿No? Bueno, pues aquí esta la nueva entrada. Vamos a aplicar las reglas de la comunicación que compartimos en una entrada anterior a Jesús. Sí, al de Nazaret. Para ello me vuelvo a servir del mismo libro de Tonino Lasconi, Anunciadlo con los medios.

Jesús sorprende

Conocía seguramente la regla para sorprender y la practicaba. Su manera de presentarse en público causaba sorpresa. Todos se preguntaban: “¿Quién es este?”, “¿Qué esto?”, “Jamás hemos visto cosa igual”. ¿Recordáis a Jesús en Nazaret? Después de haber leído, enrolló el libro, se lo dio al ayudante y se sentó, todos tenían sus ojos clavados en él. Y dijo: “Hoy se cumple ante vosotros esta Escritura” (Lc 4,21). ¡Ahí queda eso! ¿Podríamos imaginarnos algo más sorprendente? Los presentes se quedaron de piedra y, apenas consiguieron recobrar el aliento, lo sacaron de la sinagoga y lo llevaron hacia la cima del monte para despeñarlo.

Jesús dice una sola cosa

Y ¿qué es lo que dice? Vosotros me argumentaréis que todo su evangelio se resume en una frase muy breve: “Amaos unos a otros” (Jn 15,17). Todas sus acciones, sus signos, sus discursos, sus parábolas conducen a este mandamiento. Jesús no se dispersa, no abre paréntesis, no hace gala de su cultura, va derecho al grano. Esto es lo que significa ¡decir una sola cosa!

Jesús suscita emociones

No deja a nadie indiferente. La mujer grita entre la multitud: “¡Dichosa [sea] tu madre!” (Lc 11,27). Los fariseos y los escribas salen de la sinagoga llenos de rabia e intentan hacerlo callar. En los días… ordinarios, para hacer un milagro se hace rogar. En cambio, el sábado busca a alguien para curarlo, porque sabe que los fariseos se van a poner furiosos.

Jesús es sencillo, pero no vulgar

Su sencillez es desconcertante. Dice las cosas más altas con las palabras más sencillas, todos le entienden, y cuando topa con los que no quieren entender, con sus parábolas hace que no entiendan nada. leyendo la biblia, y especialmente los Evangelios, no he podido evitar pensar que Dios, para hablarnos a nosotros, ha elegido el camino más sencillo: los diálogos, las narraciones, las parábolas, las alegorías, los dichos… Nosotros para hablar con Dios recurrimos a discursos complicadísimos e incomprensibles, a razonamientos retorcidos, reservados a especialistas. Nosotros pretendemos explicar lo que es imposible de explicar.

A menudo he oído discursos banales, plagados de diminutivos (la Virgencita…), de superlativos (preciosísimo, santísimo, castísimo…)

Al leer el evangelio se tiene la impresión de escuchar el lenguaje de hoy. Cuando se escucha a ciertos hombres y mujeres de Iglesia, se tiene la impresión de vivir en el siglo XV. La parábola del buen samaritano (Lc 10,25-37), por ejemplo es una joya de sencillez comunicativa: no explica, hace reflexionar.

Jesús es siempre original

a veces es dulce: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré” (Mt 11,28); a veces lacónico y breve, como dando a entender: “¿Quién me ha constituido juez o mediador entre vosotros?” (Lc 12,14), “¿Por qué me llamas bueno? El único bueno es Dios” (Lc 18,19). A veces saca el tema a partir de lo que sucede ante sus ojos: “la viuda que echa unos céntimos en el arca del templo” (Mc 12,41-44), otras veces, de la crónica de sucesos: la matanza ordenada por Pilatos y las dieciocho personas que perecieron debajo de la torre de Siloé (Lc 13,4). cuando advierte que las palabras no bastan, crea una escena: “el niño puesto en medio del círculo de los apóstoles” (Mt 18,1-4), o realiza gestos enormemente sorprendentes: el lavatorio de los pies (Jn 13,1-17).

Jesús da valor a la marca

En el sentido de que no olvida nunca el motivo último de sus gestos y sus palabras: manifestar la voluntad del Padre. No se pierde nunca en autocelebraciones, no se alaba a sí mismo, no se pierde en detalles, no confunde lo importante con lo marginal. Va derecho a la meta.

Jesús rompe las normas

Aunque reacciona siempre frente a los escribas, los fariseos y los sumos sacerdotes, en cambio, delante de Herodes no dice una palabra. Tal vez fuera Jesús el que inspiró el dicho que tanto les gusta a los comunicadores: “Si basta una palabra, no pronuncies un discurso; si basta un gesto, no digas una palabra, si basta el silencio, no hagas un gesto”.

Jesús es un maestro, es el Maestro incluso en la comunicación.

Reglas de la comunicación

 

Toda actividad humana para que pueda desarrollarse satisfactoriamente tiene sus reglas o si lo preferís una serie de principios que deben cumplirse si queremos trabajar de manera eficaz. El trabajo de la Providencia, se lo dejamos a Dios. Nosotros vamos a poner nuestro granito de arena para conseguir que nuestra comunicación sea eficiente y logremos llega a las personas que están inmersas en la cultura de la comunicación. Bueno, pues, ahí van esas reglas. Espero que os sirvan para comunicaros mejor.

tics

1. Sorprender

El comunicador debe saber sorprender, porque la sorpresa es la chispa del interés. Para sorprender es necesario evitar las repeticiones, lo que puede darse por supuesto, lo previsible. No es difícil. Se necesitan dos elementos, que aparecerán en todos los puntos del esquema: convicción y preparación. Sin convicción no se va a ninguna parte. Sin preparación se cae inevitablemente en la rutina, en lo banal. Y la chispa del interés no se enciende.

2. Decir una cosa sola

Quien quiere hacer llegar demasiados mensajes, corre el riesgo de no hacer llegar ninguno. El refrán que dice: “Quien mucho abarca, poco aprieta”, vale también para la comunicación. Naturalmente, esta regla se refiere al tiempo de comunicación. En una foto publicitaria, o en un vídeo de treinta segundos, se debe incidir sobre una cualidad del producto, sobre una sugestión que suscita en quien lo ve. Si pretendo decirlo todo, y apoyarme en un bosque de sentimientos, el producto se queda en el almacén.

3. Crear emociones

La comunicación no es una lección. Puedo explicar lo que es un río sin poner ni suscitar interés. Nadie lo tiene que comprar. Pero si quiero convencer a los que viven en sus orillas de que deben respetarlo, he de conseguir interesarlos emotivamente. Tanto más si mi intención es vender agua mineral.

4. Sencillos pero no vulgares

Es una de las reglas más difíciles de seguir. Es fácil se vulgares, chapuceros, desaliñados. Es muy difícil ser sencillos. La vulgaridad lanza las cosas al tuntún, tal como vienen, como caiga. La sencillez, por el contrario, es fruto de una búsqueda. Se obtiene prescindiendo con cuidado e inteligencia de todo lo que es superfluo, de todos los oropeles o de todo lo que no es estrictamente necesario.

5. Siempre originales

Algo ingenioso, que ha suscitado atención, por ejemplo: el comienzo simpático de un discurso, un golpe de efecto, una bella narración, un gesto simpático…, si se repite dos veces, pierde la mitad de su efecto. A la tercera huele a rancio. La cuarta resulta fastidioso.

6. Dar valor a la marca

La marca de lo que queremos “vender” (un coche, por ejemplo) debe ocupar el centro de atención. El comunicador no debe imponerse nunca a la marca. Su intrepidez, su inteligencia, sus capacidades o su trabajo deben ponerse al servicio de la marca, no pretender demostrar lo que él vale.

7. Romper las reglas

“¡¿Cómo?!”, objetaréis vosotros. ¡Pues sí! La última regla de la comunicación es romper las reglas de la comunicación. Pero solamente quien las conoce bien y las sabe utilizar perfectamente puede romperlas, cambiarlas, alterarlas, para hacerlas más eficaces, sorprender, decir una cosa sola, crear emociones, ser sencillos y no vulgares, ser siempre originales y dar valor a la marca.

Todo esto está muy bien para quien vende jamones, jabones, desodorantes o electrodomésticos, pero ¿para los evangelizadores?

Si para vender cualquiera de las cosas anteriormente referidas, los comerciantes hacen tanto esfuerzo, ponen en marcha tanta inteligencia, tanto cuidado, tanto dinero… ¿Cuánto más debemos poner nosotros para dar a conocer a Jesús de Nazaret?

Y además, ¿os habéis dado cuenta de que Jesús era un auténtico comunicador? En un próximo post aplicaremos las reglas arriba reseñadas a la persona de Jesús de Nazaret, que en esto, también fue nuestro Maestro.

(Cf. Tonino Lasconi, Anunciadlo con los medios, Paulinas, Madrid 2007, págs. 44ss.

Francisco me sorprende

francisco1-saluda(1)Es curioso, pero desde que di como primicia la noticia de la elección del Papa Francisco por María Visión, éste no ha dejado de sorprenderme. A cada uno le habrá tocado la fibra según su propia sensibilidad. A mí me la ha tocado desde el punto de vista comunicativo.

En twitter soy seguidor de los tweets que aparece en @Pontifex_es, no todos los días pero cada dos o tres, se ve que no quiere saturarno, el Papa Francisco nos escribe. Conciso, escueto, breve, pero siempre cargado de sabiduría y experiencia. Y esto es lo que me ha llamado poderosamente la atención y me ha sorprendido: en la era digital, en la época de la cultura de la comunicación, Francisco nos pide, sobre todo a los jóvenes, que seamos testigos. Pero de qué forma, primero haciendo experiencia de Jesús y luego dando testimonio de esa experiencia. Dicho de otra manera ser contemplativos en la acción, o como diría san Ignacio: contemplativus in actione. Ir de la oración a la vida y de la vida a la oración. Es la única manera de ser creíbles en el mundo contemporáneo. Ya lo predecía, de alguna manera Karl Rahner:  El cristiano del siglo XXI será un místico o no será cristiano.

El cristiano del siglo XXI, el cristiano que vive en la época del ciberespacio, de la alta tecnología, de la comunicación activa y permanente deberá tener unos rasgos o características muy concretas; y a partir de todo esto que estamos comunicando ha venido a mi memoria unas palabras que el Papa Pablo VI dijo acerca del gran comunicador y fundador de la Familia Paulina, el Beato Santiago Alberione.

índice“Miradlo: humilde, silencioso, incansable, siempre alerta, siempre ensimismado en sus pensamientos que van de la oración a la acción (según la fórmula tradicional: ora et labora, reza y trabaja), siempre atento a escrutar los signos de los tiempos, es decir, las formas más geniales de llegar a las personas…, nuestro P. Alberione ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos, nuevos medios, para vigorizar y ampliar su apostolado, nueva capacidad y nueva conciencia de la validez y de la posibilidad de su misión en el mundo moderno y con los medios moderno.”

No sé si el Papa Francisco conoció a Alberione, pero que ha sabido encarnar el ideal que éste quiso inculcarnos a sus hijos e hijas no me cabe la menos duda: a los hechos me remito, o mejor, a los tweets. Aquí os dejo algunos de ellos para que cada uno podamos reflexionarlos y sacar conclusiones.

“Adorar a Dios es aprender a estar con Él, ponerlo en el centro de la vida y despojarnos de nuestros ídolos escondidos.”

“Recordémoslo bien todos: no se puede anunciar el Evangelio de Jesús sin el testimonio concreto de vida.”

“Ser cristianos no se reduce a seguir los mandamientos, sino a dejar que Cristo tome posesión de nuestra vida y la transforme.”

“Estar con Jesús exige salir de nosotros mismos, de un modo de vivir cansino y rutinario.”

Gracias Dios mío porque no dejas de sorprenderme. Hasta pronto.

Presentación del libro “La Biblia compartida”

Fue, Barcelona, el primer lugar. Después Madrid, a continuación Roma, luego Tarragona y por fin en… Poco a poco se va presentando en distintos lugares. Así es queridos cibernautas, ha salido a la luz un nuevo libro sobre la Biblia y sus autores lo van presentando en un lugar y otro: La Biblia compartida, editado por la Editorial San Pablo.

Si me lo permitís, no es un libro más. Es un libro esperado e imprescindible para todos aquellos que deseamos que la Biblia sea la que anime toda la acción pastoral de la Iglesia. De eso, precisamente trata este libro. Una obra de tal envergadura era imposible que fuese realizada por una sola persona por lo que nos encontramos aquí con una obra “coral a nueve voces”, espléndidamente dirigida por Javier Velasco Arias. Nueve personas, de distintos lugares, con distintas sensibilidades y diversos campos de formación. Todos ellos, sin duda enamorados de la Palabra de Dios.

Justino Martínez. Misionero Comboniano, reside en Fortaleza (Brasil) desde allí nos habla de un sueño, de una iniciativa, de una realidad: “Despertar las semillas de la Palabra”. Todo aquel que pretenda crear un grupo bíblico o iniciarse en la animación bíblica no debería dejar pasar la oportunidad de leer este capítulo. Él nos enseña el método, pero sobre todo, nos enseña la labor cotidiana que debemos llevar a cabo para que la Palabra de Dios entusiasme, enamore contagie, transforme las personas, los grupos, las comunidades…

Frances Ramis por su parte nos analiza la importancia que tuvo el Concilio Vaticano II (recordemos que estamos en su 50 aniversario) y más concretamente de la constitución dogmática Dei Verbum en el desarrollo de los estudios bíblicos, en la animación bíblica, en el conocimiento de la Palabra de Dios. Subraya, además, la importancia de otros dos documentos de suma importancia en este proceso, La interpretación de la Sagrada escritura en la vida de la Iglesia, y la Exhortación potsinodal Verbum domini.

Javier Velasco. Nos quiere hacer caer en la cuenta de que nada es ajeno a la Palabra de Dios, puesto que ella está en el centro de toda la acción pastoral, si queremos que esta sea cristiana.

Pedro Barrado. Nos introduce en un tema añejo y a la ve nuevo: La lectio Divina. Nos guía en un recorrido por los orígenes, la historia y la importancia de la Lectura orante de la Palabra; iniciándonos en su práctica.

Quique Fernández. Una catequesis que no se sirva de la Palabra como fuente de inspiración, como lectura frecuente, como lugar de diálogo entre los catequizados y el Señor no sirve. Está es la tesis principal que nos esboza Quique en su capítulo.

Pepe Pedregosa. Religioso paulino y experto en comunicación, aporta una serie de claves y pautas para el uso de algunos medios de comunicación en la animación bíblica.

Florencio Abajo, nos relata su experiencia personal en la Federación Bíblica Católica, la cual acoge múltiples iniciativas e instituciones de todo el mundo, relacionadas con el apostolado bíblico y la animación bíblica de la pastoral.

Maria de l’Esperança Amil-Rocamora, nos habla del estado en el que se encuentran los estudios bíblicos o la investigación bíblica con respecto y en consonancia con las demás ramas del saber teológico. Defenderá la necesidad del componente pastoral en los estudios bíblico superiores.

Por último, y no por ello menos importantes, la profesora Nuria Calduch-Benages, nos introducirá en los dos momentos del único proceso interpretativo de la Sagrada Escritura: la exégesis y la hermenéutica. La investigación y la labor científica no pueden estar reñidas con una hermenéutica de actualización y popularización de los textos.

Por tanto, como podéis apreciar un libro completo, interdisciplinar y esencial. Sin olvidar el rigor científico sus autores han pretendido sobre todo que sea un instrumento que ayude a acercar la Palabra de Dios a todos los hombre y mujeres de nuestro tiempo.

Ahora solo queda que innumerables lectores se acerquen con pasión a esta obra que promete no defraudar.

Teología de la Comunicación

Diego de Formosa, en la pestaña de Biblia nos preguntaba si la comunicación es un don de Dios o no. Lo cual me ha movido a escribiros esta nueva entrada acerca de la Teología de la Comunicación. Espero que sigamos profundizando en el tema en otros post.

Partimos de una premisa: la primera acción de Dios es un acto de comunicación. Para mostrar de una manera objetiva esto que os estoy diciendo, quisiera que nos detuviéramos en la primera página de la Biblia, concretamente en el capítulo 1 del Génesis. En el versículo 3, de dicho capítulo dice: “Entonces dijo Dios”. Llamo la atención del lector acerca de la segunda palabra que aparece en el texto. Decir, según el diccionario de la RAE, significa: Manifestar con palabras un pensamiento. Y esta manifestación no cabe duda que es un acto de comunicación. Si me lo permitís voy a someter esta definición y la perícopa señalada más arriba al proceso comunicativo. Algo que todos nosotros conocemos y que podemos explicar así.

El emisor es Dios, el cual quiere tranmitir un mensaje, que es ese pensamiento transmitido con palabras, el receptor es el universo (mundo, animales, plantas, ser humano…). El código que utiliza es la palabra, que todos conocemos y el canal ese viento dibino que aleteaba sobre las aguas. Y este proceso de comunicación se repite a lo largo del capítulo 1 del Génesis en diferentes versículos.

Pero éste no es el único acto comunicativo de Dios. Toda la Sagrada Escritura está salpicada de actos comunicacitivos de Dios. Y con quien más se comunica es con el ser humano: Adán y Eva, Noé, la torre de Babel, Abrahán y Sara, Isaac y Rebeca, Jacob y Raquel, José, Moisés, los jueces, los profetas, Jesús de Nazaret (el gran comunicador), los apóstoles… Toda la Escritura es la gran historia de la comunicación de Dios con el ser humano. Os invito a todos los cibernautas a que leais en clave de comunicación la Sagrada Escritura. Leer la Biblia señalando o subrayando aquellas palabras que tienen que ve ocn la comunicación sobre todo el verbo decir, pero también oír, escuchar, responder, replicar, explicar… Os daréis cuenta como desde el punto de vista bíblico lo que estoy afirmando tiene su fundamento.

Por tanto, podemos decir que la comunicación es una de las características que Dios tiene. Y, entonces, la ciencia que se ocupa de Dios, de sus atributos, características y perrfecciones, debería ocuparse también de la comunicación. La pena es que en curriculum de los estudios eclesiásticos no existe una asignatura que trate de este tema. Ni siquiera se enseña a nuestros futuros pastores en los seminarios o facultades de teología como utilizar los medios de comunicación social en su labor pastoral. Únicamente, conozco un sitio en el que se imparte un seminario en el Ciclo Institucional de Teología relacionado con los medios de comunicación, es el Centro Teológico San Agustín en Los Negrales – El Escorial (Madrid). Pero sigamos con nuestro discurso.

La materia que nos ocupa es la teología de la comunicación. Que podríamos definir, según nuestro gran amigo Felicísimo Martínez, en su libro Teología de la Comunicación, como la ciencia que estudia y reflexiona acerca de la comunicación humana y su relación con la experiencia de Dios.

Y nadie puede dudar de la comunicación del ser humano y que esta es una forma de relacionarse con Dios y de vivir experiencias diversas entre Dios y el ser humano.

Gracias a Dios en la Iglesia nos vamos haciendo cada vez más conscientes de la importancia que tiene la comunicación. Y la Doctrina Social de la Iglesia reflexiona y se hace eco de este fenómeno, sobre todo desde el Concilio Vaticano II con el Decreto Inter Mirifica.

Pero además, desde el punto de vista sociológico, nadie puede negar que en la actualidad nuestra sociedad es la sociedad de la comunicación. Los instrumentos de comunciación nos rodean por doquier y son ademas un medio de evangelizar insustituible en el mundo de hoy. Creo que poco a poco podremos ir profundizando en el tema. Sobre todo si vemos que es de interés para nuestro ciberlectores. Espero que sigamos en comunicación. Un abrazo.