¿Para qué tanta majestuosidad y grandeza? – Lectio Divina Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario – Ciclo C

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 21, 5-19

Nos encontramos junto a Jesús, unos días antes de su pasión, muerte y resurrección, en el atrio del Templo de Jerusalén. Aquel que reconstruyó Zorobabel en el 515 a. C., a su vez reconstruido y ampliado por Herodes.

Jesús se dirige a algunos que admiraban su majestuosidad y belleza, con un lenguaje un poco extraño, con un género literario llamado apocalíptico.

Este género era especialmente popular en los inicios del cristianismo. En el cual, se nos presenta el final de los tiempos de una manera particular: eventos catastróficos, acontecimientos destructivos, peligros que acechan, caos, etc.

Como cualquier otro pasaje de la Sagrada Escritura no hemos de tomarlo al pie de la letra, ni hacer una lectura fundamentalista del mismo (recuerda lo que dice acerca de esto el interesante documento de la Pontifica Comisión Bíblica, La interpretación de la Biblia en la Iglesia).

Lo más importante, es descubrir el mensaje que Jesús quería transmitir a sus contemporáneos y el mensaje que nosotros debemos acoger para caminar por la vida como verdaderos discípulos suyos.

Jesús quiere llamar la atención de los que lo escuchan, acerca de la caducidad de las cosas materiales; por eso no hemos de poner en ellas nuestras esperanzas, nuestros anhelos, nuestros sueños. En una época como la nuestra, más si cabe, en la que todo tiene fecha de caducidad, no podemos poner nuestra seguridad en ninguna de estas cosas.

A continuación, Jesús refiere una serie de signos que acompañarán la llegada del fin de los tiempos. Su pretensión no es la de ofrecer, como si fuera un adivino, las señales concretas e inequívocas que se harán presente dicho final; más bien, lo que Él pretende es invitarnos a la vigilancia, a la perseverancia, a estar alerta; y prepararnos para cuando lleguen los momentos difíciles, que vendrán. En esos momentos, no hemos de tener miedo. Lo más importante, es que estemos preparados siempre para dar testimonio del Reino de Dios, de la misericordia del Padre, del amor del Hijo y del consuelo del Espíritu Santo.

Y, la gran pregunta, que se hicieron los contemporáneos de Jesús y que seguramente nos hacemos muchos de nosotros. ¿Cuándo va a ser eso? La verdad, es que no debería importarnos. Lo más importante, no es el cuándo, sino el cómo. ¿Cómo afrontamos nosotros esa situación? Ante todo, viviendo el presente, viviendo el hoy, nuestro día a día; y ahí perseverar, permanecer fieles y mantenernos firmes en nuestra escala de valores, que no es otra que la del evangelio; lo cual, nos hará inmensamente felices, porque seremos coherentes con lo que pensamos y vivimos. Y, además, nos conducirá a la salvación.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Cuál es tu actitud ante las cosas materiales? ¿Dónde tienes puesto el corazón? ¿Por qué cosas te dejas llevar?

• ¿Qué puesto ocupa Jesús y los valores del evangelio en tu vida? ¿Cómo se transparente eso en tu día a día?

• ¿Cómo afrontas los momentos de dificultad que la vida te depara?

• ¿Cómo acoges la invitación de Jesús a la perseverancia, a la vigilancia, a ser fiel al evangelio?

VIDA – ORACIÓN

  • Bendice y alaba al Padre por su infinita misericordia y por la inmensa bondad de todas sus acciones.
  • Da gracias a Jesús por mostrarte el camino de la verdadera felicidad.
  • Pide al Espíritu Santo la fuerza, la perseverancia y la atención necesarias para afrontar las situaciones de dificultad desde las actitudes propias de un discípulo de Jesús.

“Un Dios de vivos” – Lectio Divina Domingo XXXII del Tiempo Ordinario – Ciclo C

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 20,27-38

Nos encontramos en la sección en la que el autor del evangelio de Lucas nos va narrando la predicación de Jesús en Jerusalén, que abarca desde el final del capítulo 19 hasta el capítulo 21. Justo en el capítulo 20, con el que hoy oramos, se recogen diversos enfrentamientos de Jesús: sumos sacerdotes, maestros de la ley, ancianos, saduceos…

El tema central del evangelio de este domingo es el tema de la resurrección, a partir de una pregunta que realizan los saduceos a Jesús.

El texto podemos dividirlo en tres partes: a) pregunta de los saduceos (versículos 27-33); b) respuesta de Jesús a los mismos (versículos 34-38); c) versículos finales (vv. 39-40) en los que intervienen unos maestros de la ley, probablemente fariseos, dando la razón a Jesús; que no aparece en el texto litúrgico.

Los protagonistas de la primera parte son  los saduceos, que aparecen por primera vez en este evangelio. Los integrantes de este grupo son descendientes del sumo sacerdote Sadoq y pertenecen a la clase alta de la sociedad judía y eran colaboracionistas con el poder romano. Negaban la inmortalidad del alma y la resurrección, además de la existencia de los espíritus o los ángeles, tal como apunta el texto.

Éstos se dirigen a Jesús como maestro, aunque este apelativo esconde una cierta maldad. Le dirigen una pregunta que tenía que ver con la llamada ley del levirato, que se recoge en algunos de los libros del Antiguo Testamento, y que determinaba que cuando un varón moría sin descendencia, uno de sus hermanos debía casarse con la viuda para proporcionar sucesión a su pariente y perpetuar su estirpe. La cuestión es un poco paradójica y exagerada, pues se van sucediendo hasta siete hermanos, que se casan con la misma mujer, y lo que le interesa a los saduceos es únicamente quien de los distintos maridos se quedará con ella, imaginando que la vida futura es exactamente igual que la actual.

La respuesta de Jesús, leyendo los corazones de ellos, no es directa, sino que hace como una especie de comparación entre esta vida presente y la vida futura, afirmando que una y otra no tienen semejanza alguna, pues sólo en esta vida los hombres y mujeres se casan. Los que lleguen a disfrutar de la vida eterna no contraen matrimonio. Y además asemeja esa vida con la vida de los ángeles y que están cercanos a Dios.

Para fundamentar todo este pensamiento, Jesús se basa en la Escritura, citando un texto de la Torá, concretamente del libro del Éxodo. Afirmando además, que Dios es un Dios de vivos y no de muertos.

El texto del evangelio, aunque no el de la liturgia de hoy, continúa con la respuesta admirada de algunos maestros de la ley. Los cuales no coincidían con las ideas de los saduceos con respecto a la resurrección. Y ya no se atrevieron a seguir preguntando.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Cómo resuena en ti la frase. “No es Dios de muertos, sino de vivos”?

• ¿Crees verdaderamente en la resurrección de los muertos? ¿Estás convencido de ello o tu creencia en la misma está influenciada por otras creencias no cristianas, como puede ser la reencarnación?

• Jesús vino para ofrecer y regalar la salvación a toda la humanidad y por tanto otórganos la felicidad plena, ¿crees que esta felicidad plena la alcanzaremos en la vida eterna, aunque el Reino hemos de irlo construyendo ya aquí en esta vida?

VIDA – ORACIÓN

Salmo 42

2Como la cierva busca corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío; 3mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente: ¿cuándo podré ir a ver el rostro del Señor?

4Mis lágrimas son mi pan de día y de noche, y a lo largo del día me repiten: «¿Dónde está tu Dios?».

5Quiero recordar aquello y desahogar mi alma; cuando entraba en la casa de Dios como en cortejo noble, al son de gritos de alegría y dando gracias entre la multitud en fiesta.

6¿Por qué te afliges, alma mía, por qué te quejas? Espera en Dios, que aún he de alabarlo, salud de mi rostro, Dios mío.

7Mi alma en mi interior se aflige, por eso te recuerdo desde la región del Jordán, desde el Hermón y el monte de Misar.

8Un abismo llama a otro abismo al fragor de tus cascadas; todas tus olas y tus crestas pasaron sobre mí.

9Señor, ejerce de día tu misericordia, y de noche te cantaré un cantar, una oración al Dios de mi vida.

10Quiero decir a Dios, mi roca: «¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué he de andar triste, bajo la opresión de mi enemigo?».