“¡GRITAD DE GOZO!”. LECTIO DIVINA DE LA PRIMERA LECTURA – DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO (CICLO B)

VERDAD – LECTURA

Jeremías 31,7-9

7Esto dice el Señor: ¡Gritad de gozo por Jacob! ¡Aclamad a la primera de las naciones! ¡Publicad, alabad, decid: El Señor ha librado a su pueblo, al resto de Israel!

8Yo los traigo de la tierra del norte y los congrego de los extremos de la tierra; están todos: el cojo y el ciego, la embarazada y la parturienta, una gran multitud que vuelve aquí.

9Entre lágrimas habían partido, entre consuelos los devuelvo junto a los arroyos de las aguas, por un camino llano, donde no dan traspiés. Pues soy un padre para Israel, Efraín es mi primogénito.

Hoy la liturgia nos ofrece para orar un fragmento del llamado “Libro de la consolación” del Profeta Jeremías que abarca los capítulos 30-33.

Un profeta que es modelo de fidelidad y de entrega a la misión recibida de Dios para anunciar la Salvación a su Pueblo. En el pasaje, que hoy nos ocupa, vemos el anuncio de la nueva alianza de Dios con Israel.

Habrá un nuevo éxodo desde la tierra del norte en la que se encontraba el Pueblo elegido. Todos retornarán a su patria incluidos los más marginados de la sociedad: los cojos y los ciegos, la embarazada y la parturienta. Yahveh ha librado al resto de Israel, es decir a aquellos que se han mantenido fieles a la Alianza.

Aunque partieron entre lágrimas regresan llenos de júbilo. Dios se ha mostrado como padre para su Pueblo. Aquel que permitió la dispersión de Israel, ahora lo reúne y los cuida como un padre.

El Señor Dios volverá a reunir a su pueblo y los llevará nuevamente a su tierra. Yahveh  renueva su Alianza.

Mediante la expresión Efraín es mi primogénito el profeta quiere expresar que la salvación que anuncia es para todas las tribus de Israel, para todo su Pueblo. A éste lo único que se le pide es que tenga confianza en Dios.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado la atención, te ha tocado el corazón? ¿Qué sentimientos despierta en ti? ¿Qué querrá decirte Dios, aquí y ahora, en este momento con ello?
  • ¿Cuántas veces gritas de gozo y te regocijas de alegría ante las maravillas que Dios realiza en tu vida?
  • Jeremías es modelo de fidelidad y entrega a la misión que Dios le ha confiado. Hoy puedes tomarle pulso precisamente a tu fidelidad y entrega personal.
  • En la salvación de Dios están incluidos todos, incluso las personas más desfavorecidas de la sociedad, ¿cómo los acoges en tu vida? ¿en tu grupo? ¿en tu comunidad?
  • Dios se muestra Padre para todos nosotros, ¿eres consciente de ello? ¿percibes como Dios está presente, incluso, en medio de la dificultad?
  • ¿Anuncias únicamente palabras de condena, castigo, rechazos o, al igual que Jeremías, eres también profeta de consolación?

VIDA – ORACIÓN

Salmo 86

1Escúchame, Señor, atiéndeme, pues soy pobre y desdichado;

2guarda mi vida, pues soy tu amigo; tú eres mi Dios, salva a este siervo tuyo que en ti espera;

3ten piedad de mí, Señor, pues te estoy llamando a todas horas;

4alegra el corazón de este siervo tuyo, pues hacia ti, Señor, levanto mi alma.

5Señor, tú que eres bueno y que perdonas, lleno de piedad para los que te invocan,

6escucha mi plegaria, Señor, atiende a la voz de mi súplica;

7en el día de mi angustia yo te llamo porque tú siempre me escuchas.

8Entre los dioses, Señor, no hay nadie como tú ni hay obras semejantes a las tuyas.

9Todas las naciones que tú hiciste vendrán a ti, Señor, para adorarte y glorificar tu nombre.

10Tú eres grande y haces maravillas, pues tú eres el único Dios.

11Enséñame tus caminos, Señor, para que yo camine en la verdad; haz que mi corazón reverencie tu nombre.

12Te alabaré de todo corazón, Señor, Dios mío, ensalzaré tu nombre eternamente,

13pues tu misericordia conmigo fue muy grande, me has librado del fondo del abismo.