LECTIO DIVINA DE LA PRIMERA LECTURA – FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR (CICLO B)

VERDAD – LECTURA

Isaías 42,1-4.6-7

Esto dije el Señor: “Aquí está mi siervo a quien protejo; mi elegido, en quien mi alma se complace. He puesto en él mi espíritu, para que traiga la justicia a las naciones. No gritará, no alzará el tono, no hará oír por las calles su voz. No romperá la caña cascada, ni apagará la mecha humeante. Traerá con toda seguridad la justicia. No desistirá, no desmayará hasta que implante en la tierra la justicia. En su ley esperan las islas.

Yo el Señor, te he llamado para la justicia, te he tomado de la mano y te he formado, te he puesto como alianza del pueblo y luz de las naciones, para abrir los ojos a los ciegos, para sacar a los presos de la cárcel, del calabozo a los que viven en tinieblas”.

Con este cántico, que nos ofrece hoy la liturgia, comienzan los llamados cuatro cánticos del siervo de Yahveh (Is 42,1-9; 49.1-6; 50,4-11; 52,13-53,12). En el que hoy meditamos podemos encontrar la presentación y la vocación o llamada del Siervo de Yahveh. No sabemos, exactamente, quien es el personaje al cual se refiere, aquel que deberá cargar con los pecados de todo el pueblo. Esto al menos en principio. Desde una perspectiva cristiana y visto desde la figura de Jesús, sabemos perfectamente quien es el Siervo del Señor. Pero continuemos con el comentario del fragmento.

Aquí, el siervo viene presentado como un elegido divino al estilo de Moisés, David o Israel. Las funciones que Dios le confía para él son las mismas que tenía reservadas para el gran rey davídico (2Sam 3,18); y cuyo carácter mesiánico nadie se atreve a discutir.

Nos encontramos en la época del rey Ciro de Persia. Éste será quien de la libertad al pueblo judío de la cautividad y el exilio en Babilonia. Sin embargo, el nuevo rey, que vendrá, y que aquí está identificado con el Siervo, implantará la justicia definitiva. Él será quien acabe con toda forma de opresión e instaurará una nueva era de libertad para los presos, de luz para los ciegos y de claridad para los que viven en tinieblas.

A pesar de las dificultades que pueda estar pasando el pueblo de Israel, Dios por medio del profeta quiere infundirle confianza, esperanza, ilusión. Dios sigue guiando los pasos de su pueblo, Dios le sigue acompañando, Dios sigue estando a su lado. Dios  con mimo exquisito guía sus pasos. Pero deja libertad al Pueblo para dejarse encontrar por Dios o no. Si Israel también sale al encuentro de Dios, podrá disfrutar de su compañía.

Esta alianza, que Dios quiere ofrecer a su pueblo, será eterna. Basta que el pueblo abra su corazón al amor de Dios y lo acoja. Basta sentirse necesitado de Dios, abandonarse en él y acogerlo en lo más intimo de nuestro ser para que sea nuestro guía por el camino.

Ahora bien este mesías, este salvador, no vendrá de manera esplendorosa, de manera grandiosa, sino en forma humilde, sencilla; sus armas serán la paz. Y su misión será la de librarnos del mal.

Como decíamos más arriba no podemos dejar de ver, desde una perspectiva cristiana, una clara alusión a Jesús de Nazaret que será quien traiga la paz a la tierra, nos libre de todo mal y nos regale la vida eterna.

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado la atención, te ha tocado el corazón? ¿Qué sentimientos despierta en ti? ¿Qué querrá decirte Dios, aquí y ahora, en este momento con ello?
  • Dios también a ti te está llamando para la misión de llevar amor, esperanza, ilusión a su pueblo, ¿cómo acoges esta llamada?
  • ¿De qué manera, en estos tiempos de incertidumbre, puedes difundir esperanza, ilusión, luz a tu alrededor?
  • ¿Sientes cómo Dios te acompaña en tu caminar diario? ¿Qué señales percibes? ¿De qué forma das testimonio de ello?
  • ¿Cuál es la imagen que tienes de Jesús? ¿Un rey majestuoso, poderoso, esplandoroso, guerrero? O por el contrario, ¿es un niño pequeño envuelto en pañales, alguien que trae la paz, que te acompaña desde la humildad y la mansedumbre?

VIDA – ORACIÓN

Salmo 91

1Tú que vives bajo la protección del Dios altísimo y moras a la sombra del Dios omnipotente,

2 di al Señor: “Eres mi fortaleza y mi refugio, eres mi Dios, en quien confío”.

3 Pues él te librará de la red del cazador, de la peste mortal;

4 te cobijará bajo sus alas y tú te refugiarás bajo sus plumas; su lealtad será para ti escudo y armadura.

[…]

10 A ti no te alcanzará la desgracia ni la plaga llegará a tu tienda,

11 pues él ordenó a sus santos ángeles que te guardaran en todos tus caminos;

12 te llevarán en sus brazos para que tu pie no tropiece en piedra alguna;

13 andarás sobre el león y la serpiente, pisarás al tigre y al dragón.

14 Porque él se ha unido a mí, yo lo liberaré; lo protegeré, pues conoce mi nombre;

15 si me llama, yo le responderé, estaré con él en la desgracia, lo libraré y lo llenaré de honores;

16 le daré una larga vida, le haré gozar de mi salvación.

Un comentario el “LECTIO DIVINA DE LA PRIMERA LECTURA – FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR (CICLO B)

  1. Nuestro mundo está repleto de ” voceros” que nos endosan interminables discursos e ilegibles programas referidos al campo social, politico o religioso. Luchan con intrepidez por hacerse presentes en los mas- media con el afan de conquistar adeptos. Ocupan púlpitos y tribunas y lanzan proclamas y discursos y vocean, gritan e incluso anatematizan creyendo que así conseguiran convencer al auditorio. Se puede decir que son espejo del Siervo de Yahve que pinta el profeta Isaias? Francamente no, éste ni grita ni vocifera ni hace aspavientos ni quiebra cañas, es decir, no arremete con el anciano que estorba a esta sociedad consumista y de la eficacia, ni se ensaña contra el niño aún no nacido porque distorsiona el orden familiar ni…Se habla demasiado de liberacion, redención pero cuando hay que mojarse se esconden como urones. Están en todos los conciliábulos discutiendo de ortodoxia pero se escabullen de la ortopraxis, queda todo en palabreria hueca; a cuantos libran de los lazos de la esclavitud?.El Siervo en cambio da su vida por los demás. Valga este ejemplo
    — El cura de Ars era mal orador y de poca instrucción; el de su parroquia colindante un brillante Apolo. Ambos reciben unas parroquias descristianizadas; el de Ars sabia rezar y disciplinarse- por ellos me santifico Padre para que Tu los santifiques– el otro lo confiaba todo a su prédica, erudición y oratoria A los 15 años la de Ars se habia revolucionado en positivo, la otra seguía igual solo que un poco peor que antes. Seguimos desconfiando de la eficacia de la oración y la ascesis?. Confiamos mas en la acción del hombre que en la intervención del Espiritu?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s