“Dadles vosotros de comer? Lectio Divina del Domingo XVIII del Tiempo Ordinario – Ciclo A

VERDAD – LECTURA

Evangelio: Mt 14,13-21

 En el relato de Mateo, nos encontramos con este pasaje después de la muerte de Juan el Bautista.

Jesús se retira a un lugar tranquilo y solitario: va al desierto. Este es, también, el lugar en el que Juan convocaba a la gente para oír la Palabra.

Al llegar a aquel lugar, se encuentra con mucha gente; y se compadece de ella. Con esta compasión, Jesús muestra la misericordia de Dios. Pero hemos de matizar que el sentido de compadecerse en griego y en  hebreo es mucho más fuerte que nuestro vocablo castellano. Dicho término se refiere a un sentimiento tan fuerte que llega a afectar a las vísceras. Con este término, Mateo nos está diciendo que Jesús, de alguna manera está sintiendo lo mismo que siente aquella gente y ese sentimiento es tan profundo que le impulsa y le mueve a la acción.

Pero, ¿por qué se despiertan en Jesús estos sentimientos?  Sencillo, porque el pueblo se encuentra como ovejas sin pastor. El pueblo se encuentra desorientado, perdido, extraviado. Viven errantes, están dispersos, vagan sin rumbo. La multitud está cansada y decaída; su dirigentes no se preocupan por ellos. Jesús, sin embargo, los reúne, los acoge y los cura.

Este pasaje, junto con otros paralelos o que refieren un relato similar, es conocido como la «multiplicación de los panes». Sin embargo, al menos en el relato que nos ocupa, no encontramos ninguna referencia a este hecho; más bien, la idea principal es la de compartir. Y no es que queramos, en ningún momento negar el hecho milagroso de la multiplicación de los panes y los peces. Pero vayamos por partes.

Toda aquella multitud ha estado escuchando gustosa a Jesús, han estado compartindo con Él, sus preocupaciones, sus anhelos, sus sueños, ha estado escuchando su palabra. Se acerca la hora de comer. Pero, ¿cómo abastecer a tanta gente? Los discípulos se acercan a Jesús para decirle que ya es tarde y que lo más conveniente es que despida a la multitud para que puedan ir a las  aldeas cercanas a comprar algunos alimentos. Sin embargo, Jesús, por su parte, les ordena: «No hace falta que se vayan. Dadles vosotros de comer.»

Con lo poco que tienen, los discípulos se ponen manos a la obra, manifestando la generosidad y la gratuidad.

Jesús manda a la multitud que se recueste sobre la hierba como ocurría en los grandes banquetes. Jesús invita a todos a su mesa. Una mesa en la que vamos a celebrar un banquete: el banquete eucarístico. Jesús preside la celebración: toma los panes y los peces, alza los ojos al cielo y los bendice, parte los panes y los da a los discípulos para que los den a la gente. Dios les ha regalado el don de la comunión, del hacer comunidad.

Con este pasaje comienza a cumplirse la idea de saciedad que lograremos en la venida definitiva del Reino. Se cumple una de las bienaventuranzas del sermón de la montaña: «Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados» (Mt 5,6).

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha tocado el corazón? ¿Qué crees que quiere decirte Dios, aquí y ahora, en este momento con ello?
  • ¿Estás dispuesto a ir al «desierto» para escuchar la Palabra?
  • ¿Se te conmueven las entrañas, como a Jesús, ante las necesidades de las personas que te rodean?
  • ¿Qué sientes al escuchar a Jesús decirte: «dale tú de comer»?
  • ¿Eres consciente que el compartir y la comunión, el dar de comer, se refiere no sólo al pan o al alimento material?
  • ¿Cómo vives el gran regalo de la eucaristía?

VIDA – ORACIÓN

Jesús Maestro, tú me dices: «Yo soy la vida»,

«el que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna».

En los sacramentos del bautismo y la reconciliación,

me comunicas la vida y en la eucaristía la alimentas

haciéndote mi alimento.

Toma mi corazón, libéralo de las vanidades del mundo.

Ayúdame a ver las necesidades de mis hermanos

y compartir con ellos mis bienes.

Gracias, Señor, por hacerte mi alimentos

y despertar en mí la inquietud de compartirte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s