SOMOS ADMINISTRADORES DE NUESTRA VIDA. Lectio Divina Domingo XXV del Tiempo Ordinario – Ciclo C

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 16, 1-13

La liturgia nos ofrece un pasaje que se encuentra dentro del llamado viaje de Jesús a Jerusalén, que abarca desde Lc 9, 51 a Lc 19, 27. Un viaje que está dividido en el evangelio de Lucas en tres etapas. Nos encontramos en la segunda etapa de este viaje. Y aquí en un descanso del camino, Jesús se dirige a sus discípulos, para explicarles la manera en la que se tienen que relacionar con los bienes, con los recursos o con los medios que podemos poseer y cómo debemos administrarlos como verdaderos discípulos de Jesús. Quiere explicarnos cómo debemos administrar nuestra vida. Para ello, se sirve de la parábola del administrador astuto.

Esta parábola en principio nos puede resultar un poco extraña. Pero intentemos profundizar en ella.

Este administrador se encuentra, en un momento concreto de su vida, en un callejón sin salida. Ha estado muy preocupado por conseguir a toda costa enriquecerse económicamente, y para ello ha utilizado todos los medios a su alcance, su vida ha girado alrededor de la riqueza. Desde el punto de vista cristiano, nosotros deberíamos también poner todos los recursos que tenemos a nuestro alcance para alcanzar el bien más preciado: la felicidad. Y la felicidad no es otra que la de estar en plena armonía y comunión con Dios. La felicidad no es otra que la de estar en plena comunión con el mundo que me rodea, con las personas con las que me relaciono, con el entorno en el que vivo.

Jesús quiere hacer comprender a sus discípulos que los bienes, los recursos, los medios, las riquezas, no son ni buenas ni malas. Las riquezas utilizadas para el bien son un don de Dios, son un regalo que él nos hace. Por lo cual, el quid de la cuestión está en cómo usamos esos recursos; y no pensemos únicamente en los económicos, pensemos también en nuestro tiempo, en nuestro conocimiento, en nuestras capacidades, en nuestras competencias. Dichos recursos que son nuestro poco hemos de saberlos administrar adecuadamente; y si somos fieles en este poco, también seremos fieles en lo mucho.

Porque al final no podemos vivir en la dualidad o somos fieles o somos infieles, o usamos nuestros recursos para el bien o los usamos para el mal, o servimos a Dios o servimos a nuestros propios intereses.

Servir a nuestros intereses, es pensar únicamente en nosotros mismos, es someter nuestra escala de valores a nuestro propio egoísmo, sin pensar en los demás. Lo cual no quiere decir que no pensemos en nosotros mismos; pero recordemos que el ser humano es un ser social.

Recordemos, por último, que nosotros somos administradores de los bienes, de los recursos, de los medios que tenemos a nuestro alcance. No somos dueños de los dones, de las gracias, de los recursos que Dios pone en nuestras manos, somos administradores de los mismos, también para que los otros puedan beneficiarse de ellos.

Al fin y a la postre somos los administradores de nuestra vida en las diferentes dimensiones que la componen y que nosotros debemos unificar, bajo una perspectiva, bajo un criterio, bajo un punto de vista: el amor.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Eres consciente de los bienes, los recursos, los medios, las capacidades que Dios ha puesto a tu alcance?

• ¿Qué rige tu vida? ¿Cuál es tu escala de valores? ¿Cuál es el objetivo que te has propuesto en la vida? ¿En todo esto están presentes los demás?

• ¿Cómo utilizas dichos bienes? ¿Para tu propio enriquecimiento y beneficio o para ayudar al crecimiento de los otros?

• ¿Sientes que eres administrador y no dueño de los recursos que Dios ha puesto a tu alcance?

• ¿A quién estás sirviendo, a quien te estas dedicando a Dios o al dinero? Y recuerda que dedicarse a Dios es también dedicarse a los hermanos.

VIDA – ORACIÓN

  • Alaba y da gracias a Dios Padre por los beneficios, los logros, las riquezas, los recursos, los medios que cada día te regala.
  • Tus debilidades, dificultades, fracasos, derrotas también son dones de los que puedes aprender para tu desarrollo y para ayudar a crecer a otros, ofréceselos a Jesús para que él lo transforme en aprendizaje para tu crecimiento y el de los demás.
  • Pide al Espíritu Santo que te ayude a saber administrar los bienes que Dios pone a tu alcance.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s