“Vencer la tentación” LECTIO DIVINA DEL DOMINGO I DE CUARESMA – CICLO C

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 4,1-13

En Aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó del Jordán. El Espíritu Santo lo llevó al desierto, donde durante cuarenta días fue tentado por el diablo. Durante esos días no comió nada, y al final tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: “Si eres hijo de dios, di que estas piedras se conviertan en pan”. Jesús le respondió: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre”. Luego el diablo lo llevó a un lugar alto, les mostró todos los reinos del mundo en un instante y le dijo: “Te daré todo este imperio y el esplendor de estos reinos, porque son míos y se los doy a quien quiero. Si te pones de rodillas y me adoras, todo será tuyo”. Jesús le respondió: “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás”. Entonces lo llevó a Jerusalén, lo subió al alero del templo y le dijo: “Si eres hijo de Dios, tírate de aquí abajo; porque está escrito: Ordenará a sus ángeles que cuiden de ti, que te lleven en las manos para que no tropiece tu pie con ninguna piedra”. Jesús respondió: “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios”. Y acabada toda tentación, el diablo se alejó de él hasta el tiempo oportuno.

Nos encontramos, ya inmersos en el tiempo de Cuaresma. Y en este primer domingo de la misma, la Iglesia nos propone leer, meditar y orar con el relato de las tentaciones sufridas por Jesús en el desierto, según la versión del evangelista Lucas. Narración que es común a los tres evangelios sinópticos y Juan también nos presenta el tema (6,15.26-34;7,1-4): Marcos nos la relata de una manera muy breve (1,12s); Mateo (4,1-11) y Lucas (4,1-13) la describen de una manera más amplia, aunque invirtiendo el orden de la segunda y tercera tentación. Los especialistas no se ponen de acuerdo acerca de cuál puede ser el relato original. Lo que si podemos decir es que, probablemente, Lucas hace esto dada la importancia que para él tiene Jerusalén, hacia donde Jesús se encamina para consumar la salvación de la humanidad, y donde tendrá lugar el último combate contra Satanás en el Huerto de Getsemaní.

Para ponernos un poco en contexto hemos de recordar que acabamos de dejar a Jesús en el Jordán después de su bautismo (3,21s) y después del acontecimiento que nos ocupa comenzará su vida pública con la predicación en Galilea (4,14-9,50).

Pensaba dejarlo para el final, pero creo que es interesante, antes de meternos de lleno con el comentario del texto, preguntarnos acerca de la historicidad de este relato. ¿Ocurrió o no en realidad? ¿Qué testimonio tenemos de ello? ¿Quién fue testigo del hecho? Nadie, excepto Jesús, estaba presente cuando ocurrieron los hechos. ¿Qué da entonces credibilidad al relato? No existe ninguna razón por la cual podamos aducir que Jesús no haya querido retirarse al desierto antes de comenzar su ministerio público. De acuerdo con Isabel Gómez Acebo, creemos que allí es muy posible que sufriera algún tipo de “lucha interior” (tentaciones), que él después relató a los discípulos, para hacerles ver que él mismo había sufrido tentaciones, que conocía perfectamente de qué pasta estaban hechos y les mostraba la manera de vencer la tentación. Dicho esto, si que es cierto, que no debemos tomarnos el relato al pie de la letra. Muy posiblemente, con la base del testimonio de Jesús, los evangelistas construyeron su propia narración de los hechos. Jacques Dupont nos puede esclarecer algo más cuando afirma que, lo más probable, es que Jesús hablaba de una experiencia que él había vivido y que posteriormente sus seguidores han traducido a un lenguaje figurado para atraer la atención de sus oyentes. Por tanto, podemos concluir que las tentaciones fueron una experiencia concreta en la vida de Jesús, que fueron reales y concretas en su vida, y que Jesús fue capaz de vencerlas y quiere ayudarnos a nosotros a vencer las nuestras, aunque nos resulte difícil.

Es el Espíritu Santo, quien conduce a Jesús al desierto; pero será el diablo el que elija el momento más propicio para tentar a Jesús. Pero, recordemos que el desierto es el lugar de encuentro con Yahveh, lugar donde Dios se relaciona de manera amistosa y amorosa con su pueblo (p.e. cf. Os 2,16).

Tengamos en cuenta que, Jesús sufre tres tentaciones, el número tres representa la totalidad y el número cuarenta, refiriéndose a los cuarenta días de desierto, hace alusión a los cuarenta años que paso el pueblo de Israel en el desierto (Núm 14,33), aunque existen otras muchas referencias en el Antiguo Testamento.

En el desierto, el diablo aprovecha un momento de máxima debilidad de Jesús, sentía hambre, para tentarlo. Jesús después de cuarenta días de ayuno, experimenta hambre. El diablo aprovecha para “recordarle” que es el hijo de Dios, por lo que puede realizar un “milagro”, valiéndose de ese privilegio para saciar su hambre. Jesús le responde con las palabras de Deuteronomio 8,3. Jesús no utilizará su poder en beneficio propio. Al contrario del pueblo de Israel, que dudó de la promesa de Yahveh y murmuró contra él pensando que no podría alimentarlos (Éx 16). Jesús se mantendrá firme en sus convicciones y fiel a la voluntad de Dios.

El diablo no satisfecho le ofrece todos los reinos y riquezas de la tierra, para ello quiere que se postre y le adore. Jesús vuelve a contestarle con otro pasaje del libro del Deuteronomio (6,13): “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo servirás”. Su hora aún no ha llegado, está se cumplirá cuando el Padre haya dispuesto. Y enseña a sus seguidores que él no ha venido a que le sirvan, si no a servir.

En un tercer momento, el diablo vuelve a las andadas. Ahora le lleva a la Ciudad Santa, a Jerusalén, a lo más alto del Templo, sugiriéndole a Jesús que se tire abajo, puesto que, si es hijo de Dios, su padre no permitirá que sufra daño alguno. Y, además, quiere combatirle con sus mismas armas para lo que le arroja dos citas del salmo 91. Jesús vuelve a responderle con palabras del libro del Deuteronomio (6,16), donde al pueblo se le dice que no tentará al Señor su Dios, haciendo alusión al momento en el que el pueblo se amotina contra Yahve en Meribá porque no tenían agua.

Ante el derrotero que toman los acontecimientos, el diablo se alejó para volver en un momento más oportuno, el momento de su pasión y muerte. En el que Jesús vencerá definitivamente al pecado, al mal y a la muerte. Nunca podrá prevalecer el poder del mal frente al poder del bien.

Jesús nos invita, nos muestra y es nuestro sostén para vencer la tentación de la riqueza, del poder, de la espectacularidad, de la falta de fe, de la autosuficiencia. Dejémonos transformar por el Espíritu Santo y seamos fuertes en la tentación.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Cuáles son las tentaciones que te acechan en tu vida diaria?

• ¿Cómo te enfrentas a dichas tentaciones?

• ¿Te alimentas a diario de la Palabra de Dios, para desde ella y con ella hacer frente al mal que te acecha cada día?

• ¿En tus momentos de debilidad te agarras a Jesús y María como tablas de salvamento?

• ¿Dejas al Espíritu Santo guiar tu vida?

VIDA – ORACIÓN

Bendito y alabado seas, Padre, por todos los beneficios que me regalas a diario. Gracias por la Encarnación de tu Hijo, Jesús, que nos muestra el camino a seguir para vencer nuestras tentaciones. Me arrepiento de todo corazón de mis pecados porque ellos me alejan de tu infinita bondad. Muéstrame tu misericordia y dame la fuerza de tu Espíritu para vencer las tentaciones que me acechan en mi vida diaria. Te lo pido totalmente confiado en las palabras de Jesús: “Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo concederé”. Amén.

Anuncios

2 comentarios el ““Vencer la tentación” LECTIO DIVINA DEL DOMINGO I DE CUARESMA – CICLO C

  1. He leído con toda tranquilidad y disfrutado la lectura de este mensaje ” Vencer la Tentación ” , me gustó y agradezco el que se me haya enviado, me dejó una muy bonita y muy grata sensación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s