“El padre misericordioso” Lectio Divina Domingo IV de Cuaresma – Ciclo C

VERDAD – LECTURA

EVANGELIO (Lc 15, 1-3. 11-32)

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publícanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: «Ese acoge a los pecadores y come con ellos». Jesús les dijo esta parábola: «Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte que me toca de la fortuna”. El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y tanto le insistió a un habitante de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer. Recapacitando entonces, se dijo: “Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros'”. Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus criados: “Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido , y lo hemos encontrado”. Y empezaron el banquete. Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Este le contestó: “Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud”. El se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y él replicó a su padre: “Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado”. El padre le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo: deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado”».

La liturgia de este domingo IV de Cuaresma nos regala la lectura del pasaje evangélico conocido como la parábola del Hijo Pródigo, aunque creo que sería más indicado llamarla la parábola del Padre Misericordioso. Lo iremos viendo a medida que vamos profundizando en ella.

El motivo por el que Jesús pronunció esta parábola, según nos dice el texto, es a causa de la murmuración de los fariseos y de los maestros de la ley, que le criticaban porque acogía a los pecadores y comía con ellos. Algo que, por otro lado, estaba prohibido por la ley, aunque esta ley era bastante injusta e inmisericorde. La misericordia es una de las características principales de Dios. Y también a nosotros nos pide que nos acerquemos a los demás con misericordia, sobre todo a los más necesitados de perdón y conversión.

Esta imagen de Dios misericordioso no es ajena al Antiguo Testamento: «El Señor es clemente y misericordioso, lento a la ira y rico en piedad, conserva su fidelidad por mil generaciones y perdona la iniquidad, la infidelidad y el pecado» (Éx 34,6s); «Yo soy el Señor, lento a la cólera y rico en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebeldía» (Núm 14, 18); «Soy un Dios que muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mi alianza» (Dt 5,10); «El Señor es compasivo y misericordioso, el Señor es paciente y todo amor; no está siempre acusando ni guarda rencor eternamente» (Sal 103,8).

Por supuesto, algunos de estos textos tienen una segunda parte en la que se nos dice que no deja nada impune y castiga la maldad de los padres en los hijos en los nietos; pero por qué quedarnos únicamente con esta última parte. Los fariseos y maestros de la ley lo hacían así porque ellos se consideraban justos ante Dios, ya que, cumplían a rajatabla todos los preceptos de la ley, por pequeños que fueran, llegando incluso a una casuística extrema.

Jesús viene a decirnos que el único justo es Dios. Y este Dios justo trata a las personas con entrañas de misericordia. Por eso, contó esa parábola y hoy nos la presenta a nosotros. En ella, nos encontramos con tres personajes protagonistas: el hijo menor, el hijo mayor y padre.

El hijo menor comienza reflexionando acerca de la situación en la que se encuentra conviviendo en la casa de su padre; parece que no está contento, por lo que le pide a su padre que le dé la parte de la herencia que le corresponde. Quiere ir a experimentar otros mundos, otras situaciones, otro contexto vital.

Así que, una vez que el padre le entrega su herencia, marcha a un país lejano, allí derrocha toda su fortuna y, en un cierto momento, se encuentra con lo puesto. Decide entonces trabajar para una persona de aquellas tierras, que lo coloca cuidando cerdos. Una labor, por otro lado, bastante deshonrosa para un judío, pues recordemos que el cerdo es un animal impuro para la cultura y la religión judía (Lev 11,7). Pero pasa hambre, tiene miedo. Entra dentro de sí y, reflexionando, cae en la cuenta de que la vida que llevaba en casa de su padre era más beneficiosa que su situación actual: al menos, allí no pasaba hambre, al menos allí podría llevar una vida más feliz, aunque fuera como jornalero de su padre. Entonces decide volver a la casa de su padre. No le mueve el amor, no le mueve el arrepentimiento, ni siquiera el hecho de volver al seno de su familia, le mueve el egoísmo y el miedo.

Ahora entra en escena, como protagonista, el padre. Al verlo de lejos, se conmovió. En el padre se produce una emoción interna que le hace volverse hacia el hijo y compartir su desgracia, sus problemas, sus inquietudes, sin necesidad, de que este pronuncie palabra alguna.

El padre lo abraza, lo cubre de besos, le transmite amor. No le deja siquiera acabar el discurso que tenía preparado. El amor del padre es un amor incondicional que no espera nada a cambio. Les dice a los criados que le vistan de gala, que van a celebrar una fiesta, porque su hijo había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido encontrado. El padre desborda de gozo ante el regreso de su hijo. No le pide cuentas, no le reprocha nada, no le recrimina… Le trata con inmenso amor. Y ese amor desbordante del padre y la felicidad por el encuentro se convierte en fiesta.

Mientras tanto, entra en escena el hijo mayor, que estaba trabajando en el campo. Se sorprende de que en su casa haya una fiesta y él no se haya enterado. Los jornaleros le informan del gran acontecimiento: «Que ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el ternero cebado porque lo ha recobrado sano». ¡Cómo! ¿Qué ese ingrato ha vuelto y mi padre ha preparado una fiesta? ¿Cómo es posible? El proceder del padre no entra dentro de su lógica, como no entra dentro de nuestra lógica el proceder de Dios. Se enfada, se enfurece, se irrita ante el comportamiento de su padre. Es tal el rencor que lleva dentro que es incapaz siquiera de preguntar cómo está su hermano. Su única preocupación es que él ha sido «fiel», ha cumplido con todo lo que el padre le ha ordenado, y no ha recibido recompensa alguna. Tampoco él ha entendido el significado del amor incondicional, a pesar de estar siempre al lado de su padre. No se ha dado cuenta de que todo lo que tiene el padre es suyo; que en realidad el padre no tiene nada propio, porque incluso el amor es para darlo a los demás. El padre trata de explicarle su actuar, trata de explicarle en qué consiste el amor incondicional. Pero para ello es necesario que entre en la dinámica de la misericordia y del amor que no espera nada a cambio.

El relato concluye de una manera abrupta. En realidad, no sabemos el final. Es posible, querido lector, que el final debamos construirlo tú y yo. Tal vez es necesario que tomemos posición y nos pongamos en la piel de cada uno de los personajes, para ver cuál es nuestro papel, para descubrir si nosotros hemos entrado en la dinámica del amor incondicional y de la misericordia de Dios nuestro Padre.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Es para ti motivo de escándalo saber que Jesús compartía su vida con pecadores, indigentes, prostitutas, gente de mal vivir?

• ¿Con cuál de los personajes de la parábola te sientes más identificado? ¿Con el hijo menor? ¿Con el padre? ¿Con el hijo mayor?

• Tal vez has caído en la cuenta de que en muchas ocasiones te alejas de nuestro Padre Dios, ¿Qué sentimientos despierta esto en ti? ¿Has percibido que en esas ocasiones no eres plenamente feliz? ¿Por qué? ¿Qué es lo que te causa esa infelicidad? ¿Tienes miedo y por eso vuelves a la casa del Padre o te mueve el amor?

• ¿Qué significa para ti entrar en la dinámica del amor incondicional, que no espera nada a cambio, de la misericordia (sentir en el corazón las miserias del otro)?

• También es posible que seas un cristiano intachable, justo, cumplidor… que no se ha separado nunca de la casa del Padre. ¿Qué te mueve a ello? ¿Sientes como tuyas las cosas de Dios? ¿Sientes que haces las cosas que le gustan al Padre por amor y no por cumplimiento? ¿Estás dispuesto a entrar en la fiesta?

VIDA – ORACIÓN

• Te invito a volver a leer la parábola, a caer en la cuenta de las actitudes del padre, a que intentes hacerlas tuyas, a contemplar y dejarte contemplar por Dios rico en misericordia, a entrar en su dinámica de amor incondicional. Déjate mirar por Él y míralo. Deja que su amor te inunde.

• Entonces, sal fuera y desparrama todo ese amor hacia todas aquellas personas con las que te encuentres, especialmente los más necesitados de misericordia: los pobres, los excluidos, los pecadores…

INVITACIÓN A CAMBIAR DE VIDA LECTIO DIVINA DOMINGO III DE CUARESMA – CICLO C (Lc 13,1-9)

VERDAD – LECTURA

EVANGELIO (Lc 13,1-9)

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó: ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pareceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceareis de la misma manera. Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo, encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde? Pero el viñador contestó: Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas».

El evangelio que nos ofrece la liturgia en este tercer domingo de Cuaresma podemos dividirlo en dos partes. En la primera parte, Jesús comenta dos acontecimientos de la vida cotidiana y aprovecha para invitar a sus contemporáneos, también a nosotros, a la conversión; dichos acontecimientos son la masacre que protagonizó Pilato y el accidente acaecido en la torre de Siloé. La segunda parte es la parábola de la higuera estéril.

Para situarnos adecuadamente en el contexto de este pasaje, hemos de decir que nos encontramos camino de Jerusalén. Algunas personas se acercan a Jesús para contarle el acontecimiento acerca de la masacre perpetuada por Pilato en contra de algunos galileos y como éste mezcló la sangre derramada por aquellos con la sangre de los sacrificios, lo cual aprovecha Jesús para comentar el hecho.

Para la mentalidad judía de la época, la ausencia de catástrofes, males o incidentes desagradables era señal de la aceptación, aprobación o beneplácito de Dios. Jesús quiere dejar claro que Dios no es un Dios tapa-agujeros, guardián del orden público o adversario del hombre; el Dios cristiano es un Padre misericordioso que ama al ser humano, que quiere lo mejor para él y le otorga libertad para actuar, pensar y ser. Ni aquellos hombres, ni Dios son responsables de la catástrofe acontecida. Ahora bien, cualquier ser humano puede alejarse de Dios, este hecho que no lleva implícito en ningún momento el castigo, pero sí lleva implícita la conversión. De ahí la pregunta de Jesús: «¿Pensáis que esos galileos eran los más pecadores de todos los galileos porque sufrieron eso?», y su respuesta: «Os digo que no». E invita a los que lo escuchan a la conversión, al cambio de perspectiva, al cambio de vida; para el cristiano significa comenzar a ver las cosas desde Jesús, pensar como pensaría Jesús, amar como amaría Jesús, actuar como actuaría Jesús.

Lo mismo ocurre con el episodio que se nos narra acerca del derrumbamiento en la torre de Siloé.

Reforzando esta idea, Jesús cuenta una parábola: la parábola de la higuera estéril. En ella, el dueño de la viña simboliza a Dios, la higuera es el Pueblo de Israel y el viñador es Jesús. Dios «se ha cansado» de las infidelidades del Pueblo; el viñador pide al dueño que le dé un poco más de tiempo y cuidará más y mejor a la viña. Jesús siempre querrá darnos una segunda oportunidad y nuestro Padre Dios siempre nos está esperando. Nuestra conversión, cambio de vida, nos llevará también a dar testimonio.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Cuál es la imagen que tienes de Dios? ¿Un dios lejano, el dios relojero del universo que interviene en todo momento, el dios policía, el dios tapa-agujeros? ¿El Dios de Jesús y del Evangelio?

• Jesús invita a sus contemporáneos a leer los signos de los tiempos. Y tú, ¿cómo sigues esta invitación?

• Jesús nos llama continuamente a la conversión, a cambiar nuestra vida, a cambiar nuestra perspectiva. ¿Qué significa para ti, conversión? ¿Cómo acoges esa llamada?

• ¿Cómo crees que podría dar más frutos? ¿Qué acciones piensas que debería emprender?

• Para todo es necesaria la intervención del viñador, ¿de qué manera vas a dejar que él te cuide, “cave y eche abono”?

VIDA – ORACIÓN

• Bendito y alabado seas, Padre, por mostrarte siempre paciente con nosotros y por regalarnos cada día tu misericordia.

• Gracias, Jesús, por invitarnos cada día a la conversión.

• Gracias Espíritu Santo por ayudarnos a interpretar los signos de los tiempos y por ir modelándonos cada día según nuestro modelo: Jesús de Nazaret.

“Vieron su gloria” Lectio Divina del II domingo de Cuaresma (Ciclo C)

VERDAD – LECTURA

EVANGELIO (Lc 9, 28b-36)

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, aparecieron con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían del sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Mientras estos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía. Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el escogido, escuchadle. Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

En este segundo domingo de Cuaresma la liturgia nos ofrece, para nuestra meditación y oración, en los tres ciclos litúrgicos, el texto conocido como la transfiguración de Jesús. En este ciclo C, en el que nos encontramos, se nos presenta dicho relato según la versión del evangelio de Lucas.

Estamos encima de una montaña, en una situación temporal imprecisa. Aunque aquí no lo hemos recogido, y tampoco lo recoge la liturgia de la palabra, el texto comienza diciéndonos: «Unos ocho días después…» Y, al menos a mí, inmediatamente, me asalta una pregunta: ¿ocho días después de qué? ¿del regreso de los discípulos una vez que Jesús les enviara a predicar el Reino? ¿Ocho días después de la profesión de fe de Pedro? ¿Ocho días después del primer anuncio de su pasión? Pues probablemente, según nos dicen los estudiosos, después de estos dos últimos acontecimientos.

A partir de, lo que conocemos por los otros sinópticos, los discípulos, especialmente Pedro, no han entendido nada de aquel anuncio. ¿Cómo es posible que el Mesías vaya a padecer todo eso y muera? ¿Y qué es eso de que después va a resucitar? A los discípulos les cuesta entender las palabras de Jesús.

Por eso, Jesús quiere manifestarse a ellos y confirmarles en la fe. Es un intento de que sus discípulos cambien la concepción que tienen acerca del Mesías. La transfiguración es una confirmación de que Jesús es el Hijo de Dios, el Mesías esperado. Es un anticipo de la resurrección. Pero vayamos por partes.

Decíamos más arriba que nos encontramos en una montaña; este lugar es privilegiado para el encuentro con Dios. Basta recordar los encuentros de Moisés con Dios en el monte Sinaí (Éx 19,20; 24,12-15; 34,2-4) o de Elías en el monte Horeb (1Re 19,8). Jesús está allí orando, encontrándose con el Padre y en aquel momento cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente.

Inesperadamente, aparecen dos hombres que se ponen a hablar con Jesús. ¿Quiénes son? Moisés y Elías. Pero, ¿quiénes son estos personajes y por qué se aparecen? Moisés representa la Ley, él la había recibido en el Sinaí; y Elías representa a los profetas, éste había sido arrebatado al cielo por un carro de fuego (2Re 2,11) y según la profecía de Malaquías, tiene que volver a preparar el camino al Mesías (Mal 3,23). Por tanto, la Ley y los profetas, el Antiguo Testamento, viene a dar testimonio de Jesús como Hijo de Dios.

Y, ¿acerca de qué dialogan Moisés, Elías y Jesús? Pues según nos dice el texto, precisamente, acerca de la duda que tenían los discípulos: de la muerte de Jesús, la cual iba a tener lugar en Jerusalén. El Mesías esperado no es un Mesías poderoso, guerrero y aniquilador de enemigos. El verdadero Mesías tendrá que padecer y morir, pero al tercer día será resucitado por el Padre. De este modo, Jesús nos liberará de todas nuestras ataduras y de la más importante, de la atadura de la muerte; puesto que, si él resucitó, nosotros también resucitaremos, a pesar de todos nuestros problemas, de nuestras dificultades, de nuestras miserias.

Aunque los discípulos estaban cargados de sueño, se mantuvieron despiertos y pudieron ver la gloria de Jesús y a los dos personajes que se encontraban junto a él. Y su reacción fue lógica. En aquel instante, no se dan cuenta de la importancia del acontecimiento que están viviendo. Sus mentes están en otra parte, no perciben la realidad de una manera clara, están aturdidos. Y reaccionan, sobre todo Pedro con aquellas palabras: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a quedarnos». Eso de tener que pasar por una pasión, por la muerte… Todo eso no tiene sentido, vamos a quedarnos, quítate de problemas. Según, el texto, Pedro no sabe lo que dice.

Mientras está hablando, una nube del cielo los cubrió. La nube, recordemos, es símbolo de la presencia de Dios (Éx 40,34-38; Núm 10,11s.). Entonces, se oye la voz del Padre que dice: «Este es mi Hijo, el elegido, escuchadle». De este modo, el Padre confirma que Jesús es el Hijo de Dios, y que nosotros lo que debemos hacer es escuchar su Palabra.

Los discípulos guardan silencio y no contaron a nadie lo ocurrido. Tendrán que vivir la experiencia de la Pascua para entender verdaderamente este acontecimiento y comenzar a anunciar a Jesús Resucitado por todos los confines del mundo.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• Hoy también a ti, Jesús te invita a subir con él a la montaña para orar. ¿Cuál es tu montaña? ¿Qué sientes? ¿Aceptas la invitación? ¿Cuál es tu experiencia en esta montaña?

• ¿Qué significado tiene en tu vida que Moisés y Elías, la ley y los profetas, vengan a confirmar que Jesús es el Hijo de Dios? ¿Qué significa para ti que Jesús sea el Hijo de Dios? ¿Qué significado adquiere todo esto para tu vida diaria?

• Jesús cada día se manifiesta en tu vida. ¿De qué manera? ¿Cómo lo percibes? ¿Cómo es ese encuentro? ¿Sirve para cambiar tu percepción y tu modo de vivir el día a día?

• ¿Escuchas la Palabra de Jesús? ¿Cambia en algo tu vida?

• No puedes quedarte en la montaña, has de bajar a la vida cotidiana y, desde tu experiencia pascual, contar lo que has visto y oído a todos aquellos que salen a tu encuentro.

VIDA – ORACIÓN

• Bendito y alabado seas, Padre, por revelarnos que Jesús es tu Hijo amado, que puede transformar, desde lo más hondo de nuestro ser, nuestras vidas.

• Gracias, Jesús, porque cada día te muestras y te revelas en los acontecimientos cotidianos de nuestra vida.

• Ayúdanos, Espíritu Santo, a configurarnos cada día más con Jesús y a llevar su Palabra a todos nuestros hermanos.

“Vencer la tentación” LECTIO DIVINA DEL DOMINGO I DE CUARESMA – CICLO C

VERDAD – LECTURA

Evangelio Lc 4,1-13

En Aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó del Jordán. El Espíritu Santo lo llevó al desierto, donde durante cuarenta días fue tentado por el diablo. Durante esos días no comió nada, y al final tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: “Si eres hijo de dios, di que estas piedras se conviertan en pan”. Jesús le respondió: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre”. Luego el diablo lo llevó a un lugar alto, les mostró todos los reinos del mundo en un instante y le dijo: “Te daré todo este imperio y el esplendor de estos reinos, porque son míos y se los doy a quien quiero. Si te pones de rodillas y me adoras, todo será tuyo”. Jesús le respondió: “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás”. Entonces lo llevó a Jerusalén, lo subió al alero del templo y le dijo: “Si eres hijo de Dios, tírate de aquí abajo; porque está escrito: Ordenará a sus ángeles que cuiden de ti, que te lleven en las manos para que no tropiece tu pie con ninguna piedra”. Jesús respondió: “También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios”. Y acabada toda tentación, el diablo se alejó de él hasta el tiempo oportuno.

Nos encontramos, ya inmersos en el tiempo de Cuaresma. Y en este primer domingo de la misma, la Iglesia nos propone leer, meditar y orar con el relato de las tentaciones sufridas por Jesús en el desierto, según la versión del evangelista Lucas. Narración que es común a los tres evangelios sinópticos y Juan también nos presenta el tema (6,15.26-34;7,1-4): Marcos nos la relata de una manera muy breve (1,12s); Mateo (4,1-11) y Lucas (4,1-13) la describen de una manera más amplia, aunque invirtiendo el orden de la segunda y tercera tentación. Los especialistas no se ponen de acuerdo acerca de cuál puede ser el relato original. Lo que si podemos decir es que, probablemente, Lucas hace esto dada la importancia que para él tiene Jerusalén, hacia donde Jesús se encamina para consumar la salvación de la humanidad, y donde tendrá lugar el último combate contra Satanás en el Huerto de Getsemaní.

Para ponernos un poco en contexto hemos de recordar que acabamos de dejar a Jesús en el Jordán después de su bautismo (3,21s) y después del acontecimiento que nos ocupa comenzará su vida pública con la predicación en Galilea (4,14-9,50).

Pensaba dejarlo para el final, pero creo que es interesante, antes de meternos de lleno con el comentario del texto, preguntarnos acerca de la historicidad de este relato. ¿Ocurrió o no en realidad? ¿Qué testimonio tenemos de ello? ¿Quién fue testigo del hecho? Nadie, excepto Jesús, estaba presente cuando ocurrieron los hechos. ¿Qué da entonces credibilidad al relato? No existe ninguna razón por la cual podamos aducir que Jesús no haya querido retirarse al desierto antes de comenzar su ministerio público. De acuerdo con Isabel Gómez Acebo, creemos que allí es muy posible que sufriera algún tipo de “lucha interior” (tentaciones), que él después relató a los discípulos, para hacerles ver que él mismo había sufrido tentaciones, que conocía perfectamente de qué pasta estaban hechos y les mostraba la manera de vencer la tentación. Dicho esto, si que es cierto, que no debemos tomarnos el relato al pie de la letra. Muy posiblemente, con la base del testimonio de Jesús, los evangelistas construyeron su propia narración de los hechos. Jacques Dupont nos puede esclarecer algo más cuando afirma que, lo más probable, es que Jesús hablaba de una experiencia que él había vivido y que posteriormente sus seguidores han traducido a un lenguaje figurado para atraer la atención de sus oyentes. Por tanto, podemos concluir que las tentaciones fueron una experiencia concreta en la vida de Jesús, que fueron reales y concretas en su vida, y que Jesús fue capaz de vencerlas y quiere ayudarnos a nosotros a vencer las nuestras, aunque nos resulte difícil.

Es el Espíritu Santo, quien conduce a Jesús al desierto; pero será el diablo el que elija el momento más propicio para tentar a Jesús. Pero, recordemos que el desierto es el lugar de encuentro con Yahveh, lugar donde Dios se relaciona de manera amistosa y amorosa con su pueblo (p.e. cf. Os 2,16).

Tengamos en cuenta que, Jesús sufre tres tentaciones, el número tres representa la totalidad y el número cuarenta, refiriéndose a los cuarenta días de desierto, hace alusión a los cuarenta años que paso el pueblo de Israel en el desierto (Núm 14,33), aunque existen otras muchas referencias en el Antiguo Testamento.

En el desierto, el diablo aprovecha un momento de máxima debilidad de Jesús, sentía hambre, para tentarlo. Jesús después de cuarenta días de ayuno, experimenta hambre. El diablo aprovecha para “recordarle” que es el hijo de Dios, por lo que puede realizar un “milagro”, valiéndose de ese privilegio para saciar su hambre. Jesús le responde con las palabras de Deuteronomio 8,3. Jesús no utilizará su poder en beneficio propio. Al contrario del pueblo de Israel, que dudó de la promesa de Yahveh y murmuró contra él pensando que no podría alimentarlos (Éx 16). Jesús se mantendrá firme en sus convicciones y fiel a la voluntad de Dios.

El diablo no satisfecho le ofrece todos los reinos y riquezas de la tierra, para ello quiere que se postre y le adore. Jesús vuelve a contestarle con otro pasaje del libro del Deuteronomio (6,13): “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo servirás”. Su hora aún no ha llegado, está se cumplirá cuando el Padre haya dispuesto. Y enseña a sus seguidores que él no ha venido a que le sirvan, si no a servir.

En un tercer momento, el diablo vuelve a las andadas. Ahora le lleva a la Ciudad Santa, a Jerusalén, a lo más alto del Templo, sugiriéndole a Jesús que se tire abajo, puesto que, si es hijo de Dios, su padre no permitirá que sufra daño alguno. Y, además, quiere combatirle con sus mismas armas para lo que le arroja dos citas del salmo 91. Jesús vuelve a responderle con palabras del libro del Deuteronomio (6,16), donde al pueblo se le dice que no tentará al Señor su Dios, haciendo alusión al momento en el que el pueblo se amotina contra Yahve en Meribá porque no tenían agua.

Ante el derrotero que toman los acontecimientos, el diablo se alejó para volver en un momento más oportuno, el momento de su pasión y muerte. En el que Jesús vencerá definitivamente al pecado, al mal y a la muerte. Nunca podrá prevalecer el poder del mal frente al poder del bien.

Jesús nos invita, nos muestra y es nuestro sostén para vencer la tentación de la riqueza, del poder, de la espectacularidad, de la falta de fe, de la autosuficiencia. Dejémonos transformar por el Espíritu Santo y seamos fuertes en la tentación.

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios aquí y ahora, en este momento, con ello?

• ¿Cuáles son las tentaciones que te acechan en tu vida diaria?

• ¿Cómo te enfrentas a dichas tentaciones?

• ¿Te alimentas a diario de la Palabra de Dios, para desde ella y con ella hacer frente al mal que te acecha cada día?

• ¿En tus momentos de debilidad te agarras a Jesús y María como tablas de salvamento?

• ¿Dejas al Espíritu Santo guiar tu vida?

VIDA – ORACIÓN

Bendito y alabado seas, Padre, por todos los beneficios que me regalas a diario. Gracias por la Encarnación de tu Hijo, Jesús, que nos muestra el camino a seguir para vencer nuestras tentaciones. Me arrepiento de todo corazón de mis pecados porque ellos me alejan de tu infinita bondad. Muéstrame tu misericordia y dame la fuerza de tu Espíritu para vencer las tentaciones que me acechan en mi vida diaria. Te lo pido totalmente confiado en las palabras de Jesús: “Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo concederé”. Amén.