“YO OS ENVÍO” LECTIO DIVINA DOMINGO XV DEL T. O. (Mc 6,6b-13)

Envio doce

VERDAD – LECTURA

EVANGELIO (Mc 6,6b-13)

En aquel tiempo, mientras Jesús recorría las aldeas de alrededor enseñando, llamó a los doce y los envió de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que, aparte de un bastón, no llevasen nada para el camino: ni pan, ni alforja, ni dinero en la faja; que fueran calzados con sandalias, pero que no llevaran dos túnicas.

También les dijo: «Quedaos en la casa donde entréis hasta que dejéis aquel lugar; y si no os reciben ni os escuchan, al salir de allí sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos».

Ellos se fueron a predicar que se convirtieran; expulsaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

jesus-calls-twelve-apostles-to-preach-and-bless-others-2015-01-01
El evangelista Marcos, a lo largo de estos domingos, nos ha ido mostrando como Jesús ha proclamado la llegada del Reino de Dios; lo cual ha realizado por medio de palabras y signos. Palabras y signos no siempre comprendidos. Los escribas, los fariseos, incluso sus paisanos le han rechazado. También sus discípulos, en algún momento, han encontrado dificultades para entenderle. Continuamos en Galilea. Y allí comienza a estrecharse el vínculo entre Jesús y sus discípulos. Un vínculo que hoy, en este pasaje del evangelio, se expresa con el envío a la misión de los Doce.

La misión es vocación, llamada. Es Jesús quien envía, es Jesús quien llama; la iniciativa no es de los discípulos. La misión de los discípulos es la misma que la de Jesús: predicar la conversión, expulsar demonios y curar a los enfermos. Se trata de proclamar la llegada del Reino al estilo de Jesús: con palabras y signos.

No los envía solos, los envía de dos en dos, lo cual hace referencia a la comunidad y a la ayuda mutua que pueden prestarse entre sí. Pero además, según la mentalidad judía de la época, su testimonio tendrá validez jurídica (Dt 17,6; Núm 35,20).

La misión ha de realizarse en la más absoluta pobreza. Han de llevar lo imprescindible para el camino, un bastón y unas sandalias. Una pobreza que hace libre a enviado. Han de ir ligeros de equipaje, confiándose a la providencia y a la hospitalidad de las personas con las que se encuentren. Debían permanecer en la primera casa en la que les acogieran sin tener en cuenta si son judíos o no.

Los Doce han de predicar la conversión y han de sanar a los enfermos con aceite. Le envía a invitar a la gente a que cambien de vida y a aliviar su sufrimiento.

El evangelio ha de ser proclamado a todas las personas, pero no todas están preparadas para acogerlo, es algo que no ha de preocupar al misionero. Este ha de saber cuándo debe marcharse sin hacerse problema de que el mensaje sea acogido o no; lo cual encontramos simbolizado en el sacudirse el polvo de los pies, gesto que practicaban los judíos de la época cuando volvían de tierras paganas.

El pasaje concluye con un resumen de la misión que están llevando a cabo.

 

CAMINO – MEDITACIÓN

• ¿Qué versículo, frase, palabra de este pasaje te llama especialmente la atención? ¿Cuál te toca, de alguna manera el corazón? ¿Qué querrá Dios decirte con ello en este momento concreto de tu vida?

• Jesús, también hoy, te envía a la misión, ¿cómo acoges la llamada de Jesús? ¿Estas dispuesto a asumir dicha misión con todas sus consecuencias? ¿Qué te frena a llevar a cabo el envío de Jesús?

• La misión has de llevarla a cabo en tu vida cotidiana, ¿Qué cargas innecesarias llevas contigo durante la misión? ¿Qué deberías dejar de lado? Y no pienses, únicamente en cosas materiales, también en actitudes, disposiciones, conductas… ¿De qué tengo que desprenderme?

• La predicación ha de hacerse no sólo de viva voz, sino con el testimonio, ¿Eres consciente de ello? ¿Qué tendría que cambiar en tu vida? ¿Cómo es tu testimonio de vida cristiana?

• Jesús te envía, también, a curar las dolencias y aliviar el sufrimiento de las personas, ¿Cuáles son las dolencias y los sufrimientos de las personas que me rodean?

apostolic-work-return

VIDA – ORACIÓN

• Adora y alaba al Padre, por la autoridad que nos ha dado para poder combatir el mal de este mundo.

• Da gracias a Jesús, por llamarte de manera personal y particular a la misión.

• Ofrece tu vida para llevar a cabo la misión de predicar la conversión y aliviar las dolencias y sufrimientos de nuestros contemporáneos.

• Pide la asistencia del Espíritu Santo para ser testigo del evangelio de Jesús y configurarte con él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s