LECTIO DIVINA VI DOMINGO DE PASCUA – CICLO B (Jn 15,9-17)

Mt-10-1-7

VERDAD – LECTURA

Evangelio

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ama a mí, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté dentro de vosotros y vuestra alegría sea completa.

Este es mi mandamiento: amaos unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando. Ya no os llamo siervos, pues el siervo no sabe qué hace su señor; yo os he llamado amigos porque os he dado a conocer todas las cosas que he oído a mi Padre.

No me elegisteis vosotros a mí, sino yo a vosotros; y os designé para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca, a fin de que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Esto os mando: amaos unos a otros».

Comentario

Los versículos con los que hoy vamos a orar se encuentran dentro del contexto de la última cena. Concretamente, en el largo discurso que Jesús pronuncia después de haber lavado los pies a sus discípulos (Jn 13,1-15).

San Juan 15,9-17Lo mismo que el Padre ha demostrado su amor a Jesús desde toda la eternidad, Jesús demuestra su amor hacia los discípulos, y para ello les ha comunicado su Espíritu. Los discípulos ahora deben vivir en el ámbito de ese mismo amor. La misma relación que mantiene Jesús con el Padre es la que deben vivir los discípulos con Jesús. El criterio por el que se verifica esta comunión es el amor, que debe trascender el espacio individual, ha de mostrarse en la obras. El gozo de Jesús, fruto del amor entre el Padre y el Hijo, será experimentado por los discípulos en la medida en que ellos se encuentren unidos a Jesús.

Jesús les ofrece un nuevo mandamiento, el mandamiento del amor. Este mandamiento será el que identifique a los discípulos y es el fundamento de la misión a la que serán enviados. El culmen de este amor entre Jesús y sus discípulos, y entre ellos mismos, es ser capaz de dar la vida por los demás. La relación de amistad es aquella que no espera nada a cambio de lo que entrega, muy distinta de la relación entre el amo y el esclavo; el esclavo realiza acciones a favor de su amo porque espera algo a cambio y la relación entre el amo y el esclavo es desde la superioridad; no existe una relación de igualdad y de reciprocidad. La relación que se establece entre Jesús y sus discípulos es una relación de amor, una relación en la que no existen secretos. La relación que se establece entre Jesús y sus seguidores ya no es siquiera la del Maestro con sus discípulos, es una relación de amistad.

Jesús eligió a sus discípulos, y ahora nos elige a nosotros, para ponernos en camino; camino de amor cuya expresión plena es dicho amor. Un camino que es de entrega a los demás que producirá muchos frutos. Esos frutos son los cambios sociales que los cristianos han de propiciar por eso es un fruto duradero, hasta que el Reino sea una realidad en nuestro mundo.

Concluye Jesús este pasaje enunciando nuevamente su mandamiento: que os améis los unos a los otros.

 

CAMINO – MEDITACIÓNinspiration-gods-love

• ¿Qué versículo, frase, palabra ha llamado especialmente tu atención? ¿Qué sentimientos despierta en ti? ¿Qué querrá decirte Dios con ello en este momento concreto de tu vida?

• ¿Soy consciente del amor que Jesús me profesa sin esperar nada a cambio? ¿Soy consciente de que es el mismo amor que el Padre tiene hacia Jesús?

• Permanecer en el amor de Cristo es amar a los hermanos como Jesús nos ama a nosotros; lo cual implica, si fuera necesario, dar la vida por los demás. ¿Qué implica para mí amar de esa manera?

• Jesús nos llama a cada uno de sus seguidores amigos. ¿Verdaderamente siento que soy amigo de Jesús? ¿Cultivo dicha amistad? ¿De qué manera?

• Jesús nos ha elegido a cada uno para una misión. Reflexiona acerca de esta elección y sobre la misión que Jesús te ha encomendado.

VIDA – ORACIÓN

• Alabo a Dios por el amor incondicional que me tiene desde toda la eternidad. Por amarme tal y como soy.

• Doy gracias a Jesús por llamarme amigo y por lo que eso significa para mi vida.

• Ofrezco mi vida a Jesús para cumplir la misión para la que me tiene elegido, aunque ello implique el dar mi vida por los demás en mi día a día.

• Pido a Dios padre que envíe su espíritu Santo sobre mi para que descubra el verdadero significado del amor que Jesús me tiene y sepa transmitirlo a los demás.

• Asumo el compromiso de intentar amar al estilo de Jesús.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s