«Perdonar siempre». Lectio divina del domingo XXIV del tiempo ordinario (Mt 18,21-35)

Jesucristo101

VERDAD – LECTURA

  1. En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». 22. Jesús le dijo: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete».
  2. «El reino de Dios es semejante a un rey que quiso arreglar sus cuentas con sus empleados.
  3. Al comenzar a tomarlas, le fue presentado uno que le debía millones. 25. No teniendo con qué pagar, el señor mandó que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que le fuera pagada la deuda. 26. El empleado se echó a sus pies y le suplicó: Dame un plazo y te lo pagaré todo. 27. El señor se compadeció de él, lo soltó y le perdonó la deuda.
  4. El empleado, al salir, se encontró con uno de sus compañeros que le debía un poco de dinero; lo agarró por el cuello y le dijo: ¡Paga lo que debes! 29. El compañero se echó a sus pies y le suplicó: ¡Dame un plazo y te pagaré! 30. Pero él no quiso, sino que fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara la deuda.
  5. Al ver sus compañeros lo ocurrido, se disgustaron mucho y fueron a contar a su señor todo lo que había pasado. 32. Entonces su señor lo llamó y le dijo: Malvado, te he perdonado toda aquella deuda porque me lo suplicaste. 33. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, como yo me compadecí de ti? 34. Y el señor, irritado, lo entregó a los torturadores, hasta que pagase toda la deuda.
  6. Así hará mi Padre celestial con vosotros si cada uno de vosotros no perdona de corazón a su hermano».

 

 

El texto con el que oramos hoy, podríamos es una continuación de la temática del evangelio del domingo pasado. Pedro quiere ir a lo concreto: ¿Qué tenemos que hacer ante un pecador reincidente?

Vamos a dividir este texto en 5 partes, para aproximarnos a él de manera más apropiada:

  • Pregunta de Pedro y respuesta de Jesús (18,21-22).
  • Primera parte de la parábola: el amo y el siervo (18,23-26)
  • Segunda parte de la parábola: el siervo y su compañero (18,27-30)
  • Tercera parte de la parábola: el amo hace justicia (18,31-34)
  • Conclusión (18,35)

Pregunta de Pedro y respuesta de Jesús

Como decíamos más arriba, Pedro después de que Jesús, en el evangelio del domingo pasado, nos dijera que debemos perdonar y acoger a nuestros hermanos, y sabiendo que esto no es nada fácil, le pregunta: “¿Cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?” Pedro debía pensar que siete son muchas veces. Sin embargo, Jesús va más allá. Debemos perdonar siempre. La misericordia de Dios para con nosotros no tiene límites, si nos arrepentimos de corazón. Dios siempre que nos acercamos al sacramento de la reconciliación, hace con nosotros borrón y cuenta nueva. Por eso, nosotros debemos comportarnos de la misma manera con aquel que nos pide perdón. Para que eso nos quede todavía más claro y resulte más difícil de olvidar, Jesús nos ilustra este mandato con una parábola.

Primera parte de la parábola: el amo y el siervooração do dia

Esta primera parte de la parábola nos relata el comportamiento de un rey ante uno de sus siervos que le debe una cantidad impresionante de dinero: millones (el texto original dice diez mil talentos; un talento equivalía a 35 quilos de oro). Nadie es capaz de poder reunir esa cantidad de dinero, aunque trabajara toda la vida; con toda probabilidad y así estaba recogido en la ley judía, el siervo y su familia debían ser vendidos como esclavos, de esta manera al menos el amo podría recuperar parte de la deuda. Sin embargo, ante la súplica del siervo, el amo le perdona toda la deuda y le deja marchar.

De esta misma manera se comporta Dios Padre con nosotros. Dios siempre tiene compasión de cada uno de nosotros. Dios ama incondicionalmente al pecador arrepentido. Dios nos perdona siempre, basta que nos arrepintamos y volvamos a la casa del Padre, con la intención de cambiar.

Segunda parte de la parábola: el siervo y su compañero

A reglón seguido, el siervo perdonado se encuentra con un compañero suyo, que le debía una cantidad ínfima, comparada con la que él le debía al amo. Ese compañero, al igual que él al amo, le implora misericordia y paciencia. Pero, él no es capaz de perdonar; al contrario hace que le metan en la cárcel. ¡Qué ingratitud!

Tercera parte de la parábola: el amo hace justicia (18,31-34)

El hecho no puede menos que escandalizar a sus otros compañeros que han presenciado los dos sucesos. Y van a contarle al rey lo ocurrido. No es el rey quien lo condena, sino su propio comportamiento. Dios no nos condena, somos nosotros mismos quienes nos condenamos cuando nos comportamos con los demás con corazón endurecido.

Conclusión (18,35)

De la misma manera actuará Dios con nosotros. El único límite a la misericordia de Dios es nuestra resistencia a perdonar a nuestros hermanos; el único límite a la misericordia de Dios es que nosotros no nos comportamos con los demás con la misma misericordia con la que Él procede con nosotros.

Hemos de perdonar a los demás siempre y “de corazón”; es decir, desde lo más íntimo, desde lo más profundo de nosotros mismos.

 

CAMINO – MEDITACIÓN digital-2021776_640

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios, aquí y ahora, en este momento, con ello?
  • Repasa la parábola y cada una de las acciones de los personajes que intervienen. ¿Con cuál de ellos te sientes más identificado/a? ¿Cuál es la causa de ello?
  • Cuando perdono, ¿de verdad lo hago de todo corazón?
  • ¿Cómo puedo comenzar a crear un clima de reconciliación, perdón y misericordia a mi alrededor?

 

VIDA – ORACIÓN

Te invito a que ores de manera muy pausada el Padrenuestro. Degústalo. Detente sobre todo en el momento en el que se dice: perdónanos nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s