“Niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme” Lectio divina del Domingo XXII del Tiempo Ordinario (Mt 16,21-27)

passion-2168797_640

VERDAD – LECTURA

21 Desde entonces, comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que él tenía que ir a Jerusalén y padecer mucho de parte de los ancianos del pueblo, de los sumos sacerdotes y de los maestros de la ley, ser matado y resucitar al tercer día. 22 Pedro se lo llevó a parte y se puso a reprenderle: “¡Dios te libre, Señor! ¡No te sucederá eso!” 23 Pero él, volviéndose, le dijo: “¡Apártate de mí, Satanás!, pues eres un obstáculo para mí, porque tus sentimientos no son los de Dios, sino los de los hombres.”

24 Luego, dijo a sus discípulos: “El que quiera venirse en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. 25 Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí la encontrará. 26 ¿Qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué dará el hombre a cambio de su vida? Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces dará a cada uno según sus obras.”

  

 

El pasaje que hoy la liturgia nos ofrece para nuestra vida está enmarcado entre la confesión de fe de Pedro en la que declaraba a Jesús como Mesías, Hijo de Dios (el cual comentamos la semana pasada) y la Transfiguración de Jesús. Pero, como hemos visto el concepto mesiánico que tenían sus contemporáneos no era el correcto, por eso desde entonces, Jesús comienza a explicar a sus discípulos lo que verdaderamente significa ser el Mesías. El cual tendrá que padecer, morir y resucitar. Tres serán los anuncios de su pasión y resurrección que proclamará en su peregrinación hacia Jerusalén: Mt 16,21; 17,22s; 20,17ss. Hoy vamos a orar, precisamente, con este primer anuncio de su pasión, muerte y resurrección.

Este acontecimiento va a suceder en Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas (cf. 1Re 19,10-14; Jer 26,20-23; 2Cro 24,20-22). Allí Jesús será condenado por el Sanedrín. Allí resucitará.

Pedro verdaderamente impresionado por las palabras de Jesús, deja su puesto como discípulo, lo lleva aparte y lo reprende; quiere negar estos hechos, es más quiere que Jesús no afronte la misión que el Padre le ha encomendado de salvar al género humano y que Jesús ha asumido libremente. Por eso, Pedro es un obstáculo parabible-2062202_640 Jesús y por eso lo asemeja con Satanás.

Las palabras que Jesús dirige a Pedro: “¡Apártate de mí!”, habría que traducirlas más bien como: “¡Vuelve a tu sitio detrás de mí!” Este mandato tiene como objetivo hacer volver a Pedro a su puesto de discípulo, detrás del maestro, restableciendo de este modo la verdadera relación Maestro-discípulo. Pedro ha de volver bajo la acción del Padre, bajo esa acción que le ha hecho declarar que Jesús es el Hijo de Dios. El discípulo de Jesús, que se deja moldear por el Espíritu, no tiene por qué reprochar nada a Dios, no tiene que enmendarle la plana, no tiene que poner en tela de juicio sus planes; al contrario, al igual que Jesús, debe acoger, asumir y llevar a cabo la misión que Dios pone delante de él. El discípulo no debe preguntar ¿por qué Dios hace esto o aquello? ¿Por qué Dios tiene este o aquel criterio? ¿Por qué Dios me pide…? El discípulo de Jesús, más bien, debe preguntarse ¿para qué…? ¿Para qué Dios dispone esto o aquello? ¿Para qué Dios me está pidiendo…? Preguntarnos acerca del por qué es pensar como los hombre y no como Dios. Además recordemos, que los pensamientos y los planes de Dios no tienen que coincidir siempre con nuestros planes y pensamientos (Is 55,8).

A continuación Pedro y Jesús vuelven con los discípulos. Jesús entonces se dirige a ellos para mostrarles la implicación que tiene el ser discípulos: “El que quiera seguirme…” Jesús no obliga a nadie al seguimiento; Jesús llama y es el discípulo quien tiene que responder libremente a la llamada.

Pero, ¿cuál es verdadero significado de ese negarse a uno mismo que implica el seguimiento de Jesús? En realidad, significa dejar de pensar únicamente en uno mismo; significa dejar de vernos a nosotros mismos como el centro de todo; significa dejar a un lado nuestro propio egoísmo y pensar también en los demás; significa estar abiertos a Dios y a los hermanos; significa desprendernos de nuestras seguridades para abandonarnos en las manos de Dios; significa centrar nuestra vida en Dios y en su proyecto; significa ser capaces de entregar nuestra vida, perderla en favor de los demás, desde la gratuidad más absoluta, sin esperar nada a cambio. Únicamente aquel que es capaz de no encerrarse en su propio yo puede llegar a vivir la vida en plenitud. De qué nos sirve tenerlo todo, si no vivimos plenamente la vida.

El pasaje concluye con un mensaje de esperanza, el Hijo del hombre vendrá en su gloria, el Reino de Dios será un hecho efectivo, nosotros debemos de seguir construyéndolo con nuestras obras, entregando nuestra vida por los hermanos.

 

CAMINO – MEDITACIÓN

  • ¿Qué pasaje, versículo, frase o palabra te ha llamado más la atención, te ha gustado más, te ha tocado el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios, aquí y ahora, en este momento, con ello?
  • ¿Cuál es tu primera reacción ante el anuncio de Jesús que él tiene que padecer, morir y resucitar? ¿Cuál es tu idea de Mesías?
  • Al igual que Pedro, sin mala intención, ¿hay ocasiones en las que intentas enmendar la plana a Dios? ¿En las que sunrise-4400_640pones tus intereses personales por delante de la misión a la que Dios te ha llamado? ¿Intentas suplir al Maestro, sin asumir que tu puesto es el de discípulo? ¿Te dejas moldear por el Espíritu Santo?
  • ¿Caes verdaderamente en la cuenta de las condiciones necesarias para ser discípulo de Jesús?
  • ¿Qué significado tiene para ti: niégate a ti mismo? ¿Te abandonas en las manos de Dios? ¿Vives en apertura a Dios y a los hermanos?
  • ¿Qué acciones tendrías que emprender en tu vida cotidiana para estar más abierto a Dios y a los hermanos? ¿Qué tendrías que hacer para centrar tu vida en Dios y en su proyecto?

 

VIDA – ORACIÓN

Acto de abandono

Padre, ignoro lo que hoy me va a ocurrir.

Pero sé que nada sucederá

sin que tú lo hayas previsto

y dispuesto, desde toda la eternidad,

para que redunde en bien mío.

Y esto me basta.

Adoro tu plan de salvación, aunque sea un misterio para mí,

acojo y acepto, con todo mi corazón, tu llamada a servir a mis hermanos.

En comunión con la celebración de la eucaristía

te ofrezco todo mi ser.

En el nombre de Jesús,

te pido firmeza en las dificultades

y aceptación sin reservas,

para que todo los que dispongas o permitas,

sirva para tu mayor gloria,

para el bien de mis hermanos

y para mi santificación. Amén.

Anuncios

Un comentario el ““Niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme” Lectio divina del Domingo XXII del Tiempo Ordinario (Mt 16,21-27)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s