El ángel del Señor anunció a María – Lectio Divina del IV domingo de Adviento (Lc 1,26-38)

 Verdad – Lectura06

El texto que con el que hoy rezaremos nos narra el anuncio a María del nacimiento de Jesucristo. Para ponernos en contexto, podemos decir, que en la época de Jesús, en el siglo I, muchas personas pertenecientes al Pueblo de Israel, especialmente los pobres, esperaban anhelantes la venida del Mesías. También María, José, Isabel, Zacarías… esperaban esta venida.

Nuestro relato comienza haciendo referencia a una fecha concreta: “Al sexto mes” (1,26). Se está refiriendo al sexto mes después del anuncio del nacimiento de Juan a Zacarías. Se trata de un día concreto en la vida de María; un día concreto y a la vez cualquiera.

A ella, Dios le envía al ángel Gabriel, a una ciudad determinada de Galilea, llamada Nazaret; María estaba desposada con José un hombre de la casa de David. Como podemos apreciar, Dios se hace presente en la vida de los seres humanos, en su contexto histórico concreto, en un momento determinado de sus vidas. Gabriel entra donde ella estaba, entra en ella. María siente la presencia de Gabriel, se encuentra con él y en su interior escucha el mensaje de gracia que él le trae. Ante aquel misterio, ante aquellas palabras, María se turba y se pregunta qué podría significar aquel saludo (1,29). ¿Qué significa esa atracción que siente hacia lo divino? ¿Aquella cercanía de Dios? ¿Aquel regalo de Dios? El Ángel le responde tranquilizándola: has hallado gracia delante de Dios (1,30). Dios se ha fijado en ella, para llevar a cabo su proyecto de encarnarse en su seno; ella ha sido la elegida para ser la madre del Salvador, del esperado de los siglos, sobre todo por los pobres, los humildes, los pequeños. Dios le revela su proyecto: concebir, dar a luz y ponerle a la criatura el nombre de Jesús. Un Jesús que es el Hijo del Altísimo, que reinará sobre la casa de David y cuyo Reino no tendrá fin (1,32s).

 María no duda, pero si se pregunta: ¿Cómo aquello será posible? ¿Cómo sucederá aquello? Para Dios no hay nada imposible. María tendrá que acoger la obra de Dios en su ser y en su vida. Lo mismo que, aunque de distinta manera, Isabel ha acogido la obra de Dios en la suya.  María responde no sólo afirmativamente, sino abandonándose totalmente en las manos de Dios. Ella será un instrumento en las manos de Dios para el cumplimiento de la promesa hecha a Israel y a toda la humanidad.

Dios nunca abandona al ser humano; al contrario, quiere hacerse uno como nosotros, excepto en el pecado, para regalarnos la salvación.

 Camino – Meditación

 

  • ¿Qué pasaje, frase, versículo o palabra… te toca especialmente el corazón? ¿Qué quiere decirte Dios con ello en este momento concreto de tu vida?
  • ¿Cómo recibo yo los “mensajes” que Dios me envía cada día? ¿Estoy atento/a a su Palabra? ¿Cómo la acojo en mi corazón y en mi vida?
  • ¿Qué temores me embargan cuando Dios me pide alguna misión? ¿Sé acoger en mi vida los regalos que Dios me hace cada día? ¿O pido explicaciones?
  • ¿Acojo en mi la obra que el Espíritu Santo quiere realizar en mi vida?

Vida – Oración

  • Alaba a Dios Padre por todos los regalos y dones que cada día nos entrega.
  • Da gracias porque ha querido que Jesús y su Palabra estén presentes en tu vida.
  • Ofrece tu vida para que el Espíritu Santo te inunde con sus dones y encarnes a Jesús en tu vida.
  • Pide a Dios fortaleza para poder convertirte en su humilde siervo/a.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s